Por ti. Solamente será un viaje de veinte minutos a tu universidad, y viajaré a diario para verte todas las noches. Viajaría diariamente diez veces simplemente para estar contigo todas las noches.

Pero son las imperfecciones de una persona lo que la hace perfecta para alguien más.

Así que no él no me dio flores o dulces. El me dio la luna y las estrellas. El infinito.

Los ojos marrones son alucinantes en algunas personas y, en otras, terriblemente vulgares.

La puerta se cierra y St. Clair grita: —¡Lola, Cricket quiere mostrarte su cosa tambiéeen! ―Ellos se ríen mientras el eco de sus pisadas se aleja por el pasillo.

Siempre he sentido que estoy matando el tiempo aquí hasta que mi vida real pueda empezar.

La vida es muy corta para ser la misma persona todos los días.

No estoy interesada en hacer lo que es fácil. Estoy interesada en hacer lo que es hermoso.

Sólo hay una cosa que no me gusta de él. Ella.

Mis botas de combate con plataformas abren el camino. Y mantengo mi cabeza en alto hacia mi gran entrada, de la mano del chico que me dio la luna y las estrellas.

Algunas personas son quisquillosas acerca de ir al cine solas, pero yo no. Porque cuando las luces se apagan, la única relación que queda en la sala es la que hay entre a película y yo.

¿Por qué no nos fijamos en las personas adecuadas? ¿Por qué la gente tiene tanto miedo a romper una relación, aunque no sea buena?

Había pasado tantas noches oscuras tratando de olvidarme de Cricket. No parecía justo que él se hubiera olvidado de mí.

Es fácil hablar de cosas que odio, pero a veces es difícil de explicar exactamente por qué nos gusta algo.

Debo ser masoquista para ponerme en estas situaciones. Necesito ayuda. Tengo que ver a un psiquiatra o ser encerrada en una celda acolchada con camisa de fuerza o algo así.

Hay algo respecto a los ojos azules. El tipo de azul que te sorprende cada vez que es'tan viendo en tu dirección. El tipo de azul que te provoca dolor deseando que te miren de nevo. No azul verde o azul gris, el azul que es sólo azul.

Para nosotros dos, estar en casa no es un lugar. Es una persona. Y por fin hemos llegado a casa.

No creo en la moda. creo en los disfraces. la vida es demasiado corta para ser la misma persona día tras día.

Anna es la única persona que le llama por su nombre. El resto de nosotros lo llamamos por su apellido. St. Clair. No estoy segura de por qué. Es sólo una de esas cosas.

Y si yo soy las estrellas, Cricket Bell es una galaxia entera.

Porque tenía razón. Para nosotros dos, casa no es un lugar. Es una persona.

Ese beso nos proporciona la fortaleza suficiente para afrontar nuestro futuro.

No hay que dejar de crear sólo porque lo que se cree no sea útil. A veces la belleza y la magia son razones suficientes.

¿Es posible que mi casa sea una persona y no un lugar?

De verdad, no conozco a ninguna chica americana que se pueda resistir al acento inglés.

Mientras más sabes quién eres, y lo que quieres, menos dejas que las cosas te molesten.

Como soy una idiota, me quedo junto al teléfono toda la noche esperando que 'pronto' signifique 'pronto'. Pero no es así.

Sólo porque algo no es práctico, no quiere decir que no vale la pena crearlo. A veces, la belleza y la magia de la vida real son suficientes.

Esto es hogar. Nosotros dos.

Él es tan hermoso, tan perfecto. Estoy mareada. Mi corazón martilla, mi pulso se acelera. Inclino mi rostro hacia el suyo, el responde con una inclinación lenta e idéntica hacia el mío.

El mundo guarda silencio salvo por los latidos constantes de nuestros corazones.

Son nuestras imperfecciones las que nos hacen perfectos para otra persona.