Cualquiera puede esconderse. Enfrentar los problemas y buscar la solución es lo que te hace fuerte.

Yo sabía que tenía muchos defectos, e incluso más secretos. Pero no quería estar sola. Ni a las dos de la mañana, ni ahora.

Tantas veces vemos una oportunidad de detener las cosas antes de que empiecen. O incluso de pararlas a medio camino. Pero era incluso peor cuando sabías en ese preciso momento que todavía estabas a tiempo de salvarte, sin embargo eras incapaz de moverte.

La música [...] fue una vía de escape. Todo lo demás estaba cambiando o llegaba a su fin, pero la música era un recurso vasto, infinito.

Al hacerlo, sentí un nuevo acceso de furia hacia mi hermano. Sus decisiones equivocadas habían causado varios daños colaterales, pero este en concreto lo iba a sufrir yo sola. Muchas gracias.

Pensé en todo lo que fue lavado una y otra vez. Hacemos este tipo de revoltijos en esta vida, tanto por accidente como a propósito. Pero limpiar la superficie realmente no hace que nada mejore. Solo enmascara lo que está por debajo. Es sólo cuando realmente cavas en lo profundo, que vas a lo subterráneo, que puedes ver quién eres realmente.

Tu pasado siempre es tu pasado. Aun si lo olvidas, te recuerda.

Algunas cosas no duran para siempre, pero otras sí. Como una buena canción, o un buen libro, o un buen recuerdo que se puede recuperar y contemplar en los malos momentos..

A ver, ¿qué hay que ponerse para cortar con alguien? ¿Negro, de luto? ¿O algo colorido y alegre, para distraerlos de su dolor? ¿O mejor algo de camuflaje, que te ayude a desaparecer rápidamente en caso de que no se lo tomen bien?

El hogar no era una casa concreta, ni una ciudad en el mapa, sino el lugar donde están las personas a las que quieres, siempre que están juntos. No es un espacio, sino la suma de los momentos que se van construyendo, uno sobre otro, como ladrillos, un refugio sólido que llevas contigo toda tu vida, vayas donde vayas.

Aceptar todo lo bueno y lo malo de alguien. Es algo muy bueno a lo cual aspirar. La parte difícil es en verdad hacerlo.

Cuando no puedes salvarte a ti mismo o a tu corazón, ayuda ser capaz de salvar las apariencias.

Nunca habría sido capaz de decírselo, pero Owen me inspiraba. Las mentiras piadosas que yo decía a diario, las cosas que me guardaba, cada vez que no era sincera del todo... ahora me daba cuenta de eso. También era consciente de lo bien que me sentía al ser capaz de decirle a alguien lo que pensaba de veras. Aunque solo fuera sobre música.

El momento en que dejes de pensar sobre ello, sucederá.

Yo solo pense para mi mismo, asi subitamente, que nosotros teniamos algo en comun. Una quimica natural, si tu deseas. Y yo tenia un sentimiento que algo grande iba a pasar. A ambos. Que nosotros estabamos, de hecho, hecho para estar juntos.

Era rara la facilidad con que un extraño podía asumir semejante familiaridad. Especialmente cuando aquellos que supuestamente te conocían bien, no lo hacían en absoluto.

No creo en el fracaso porque al decir que hemos fracasado, ya estamos admitiendo que lo hemos intentado. Y todo el que lo intenta no fracasa. Los que fracasan, en mi opinión, son los que ni siquiera lo intentan. Los que se quedan sentados en el sofá y se quejan y gimotean y esperan que el mundo cambie para ellos.

Cree en ti mismo aquí y ahora, y te hará más fuerte de lo que jamás podría imaginar.

Una vez que amas algo, siempre lo amarás de alguna manera. Tienes que hacerlo. Es como si fuera una parte de ti, para siempre.

El amor es aguantar malas cualidades de alguien, por que de alguna manera, te completa. -Lissa.

Hay un momento en la vida en el que el mundo se calla y lo único que queda es tu propio corazón. Así que más vale que aprendas cómo suena. Si no, nunca entenderás lo que está diciendo.

Sus palabras, como la música, tenían el potencial de ser infinitas.