A los veinte años un hombre está lleno de lucha y esperanza. Quiere reformar el mundo. Cuando tiene setenta años todavía quiere reformarlo, pero sabe que no puede.

No he hablado con mi esposa en años. No quería interrumpirle.

Mi matrimonio vuelve a andar fatal. Sí, mi esposa acaba de romper con su novio.

Mi esposa quiere sexo en la parte trasera del coche y ella quiere que yo conduzca.

Estoy en la edad donde la comida ha tomado el lugar del sexo en mi vida. De hecho, apenas he puesto un espejo sobre mi mesa de la cocina.

Una chica me llamó el otro día y me dijo. 'Ven, no hay nadie en casa.' Fui. Y no había nadie en casa.

Encontré ahí la única manera de verse delgado: pasar el rato con gente gorda.

Los celos de mi esposa se están volviendo ridículos. El otro día ella miró mi calendario y quería saber quien era May.

Mi esposa se encontró conmingo en la puerta la otra noche en una bata de cama sexy. Desafortunadamente, ella acababa de llegar a casa.

Según está funcionando mi suerte, si yo fuera un político sería honesto.

No tengo ningún respeto. Por la forma en la que está funcionando mi suerte, si yo fuera un político sería honesto.

Es difícil permanecer casados. Mi esposa besa al perro en los labios, pero ella no bebe de mi copa.

Con mi esposa no recibo ningún respeto. Hice un brindis en su cumpleaños a 'la mejor mujer que un hombre ha tenido. ' El camarero me acompañó.

Miré a mi árbol genealógico y descubrí que yo era la savia.

Fui a ver una pelea la otra noche, y se irrumpió un partido de hockey.

Dormimos en cuartos separados, comemos cena aparte, tomamos vacaciones separadas... estamos haciendo todo lo posible para mantener nuestro matrimonio junto.