Un gran hombre no busca aplausos ni un lugar; busca la verdad, el camino a la felicidad y lo que consigue se lo da a los demás.

Las personas ignorantes pueden sobreestimar el valor de lo que se llama educación. Los hijos de los pobres, habiendo sufrido las privaciones de la pobreza, creen que la riqueza es la madre de la alegría.

En la noche de la muerte, la esperanza ve una estrella y con el amor se escucha el movimiento de una ala.

La cólera es una ráfaga de viento que apaga la lámpara de la inteligencia.

Es una cosa bendita que en cada época alguien haya tenido la individualidad y el valor suficiente como para defender sus propias convicciones.

La felicidad no es una recompensa, es una consecuencia. El sufrimiento no es un castigo, es un resultado.

En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias.

Es mil veces mejor tener sentido común sin educación que educación sin sentido común.

Inteligencia, integridad y coraje son los grandes pilares que soportan el estado. Sobre todo, los ciudadanos de una nación libre deben honrar al hombre valiente e independiente - el hombre de integridad de acero inoxidable, voluntad y fuerza intelectual.

Podemos concebir la eternidad porque no podemos concebir una cesación de tiempo. Podemos concebir el espacio infinito porque no podemos concebir tanta materia que nuestra imaginación no soporte a la más lejana estrella y vea el espacio infinito más allá.

Roscoe Conkling era un hombre de valor extraordinario. No sólo actuaba sin temor, tenía esa fortaleza de alma que carga con las consecuencias del camino seguido sin quejarse.

La ciencia no tiene nada en común con la religión. Los hechos y los milagros nunca han estado y nunca estarán de acuerdo.

Hay una cierta serenidad en la vida de un agricultor y la esperanza de una vejez tranquila, que ningún otro negocio o profesión pueden prometer.

Esta vida es un estrecho valle entre las yertas y áridas cimas de dos eternidades. Todos nuestros esfuerzos por ver más allá de esas cumbres son estériles.

Sólo hay una blasfemia, que es la injusticia.

La esperanza es la única abeja que hace miel sin flores.

A pesar de mi entorno, de mi educación, no tengo ningún amor a Dios.

La mayor prueba de coraje en la tierra es superar la derrota sin perder corazón.

La verdadera civilización es aquella en la que todo el mundo da a todos los demás todos los derechos que reclama para sí mismo.

No necesitas irte 4 mil años atrás para encontrar heroínas. El mundo está lleno de ellas en la actualidad. No pertenecen a ninguna nación, ni a ninguna religión, ni exclusivamente a ninguna raza. Donde quiera que hay una mujer, allí se les encuentra.

El presente es el resultado necesario de todo el pasado, la causa necesaria de todo el futuro.

Una oración que debe tener un cañón detrás de ella nunca debería ser pronunciada. El perdón no debería estar acompañado de un disparo y una bala. El amor no necesita llevar cuchillos ni revólveres.

La prueba más grande de valor en este mundo es saber sobrellevar una derrota sin perder el ánimo.

Ningún sistema religioso debería ir de la mano de la barbarie. Tampoco debería ningun cristiano sentir el deber de defender la barbarie del pasado.

Si le debo a Smith diez dólares y Dios me perdona, eso no le paga a Smith.

Considero que los derechos de hombres y mujeres son iguales. En la feria del reino del amor, el esposo y la esposa son rey y reina, con cetros coronados por igual y sentados en el mismo trono.

La felicidad es el único bien. Ahora es el momento para ser felices. El lugar para ser feliz está aquí. La manera de ser feliz es hacer felices a otros.

La esperanza es la única mentirosa universal que nunca pierde su reputación de veracidad.

La religión que tiene que ser apoyada por la ley no tiene valor, no sólo eso, sino que es un fraude y una maldición. El argumento religioso que tiene que ser apoyado por un mosquete es muy difícil de hacerse valer.

Quien se niega a ceder, quien no puede ser sobornado por la promesa del éxito o el miedo al fracaso, quien camina por la carretera de la derecha y en medio del desastre sigue parado erecto, es el único vencedor.

Entre más libertad regalas, más tendrás.

El hombre superior es la providencia del inferior. Él es los ojos para los ciegos, la fuerza para los débiles y el escudo para los indefensos. Está eguido inclinándose hacia los caídos. Se eleva levantando a otros.

Un Dios honesto es la más grande obra del hombre.

Necesitamos hombres con valor moral para hablar y escribir sobre sus pensamientos reales, y que sean firmes en sus convicciones, incluso hasta la propia muerte.

La religión nunca podrá reformar a la humanidad porque la religión es esclavitud.

La ira es un viento que apaga la lámpara de la mente.

Todas las religiones del mundo han acusado a todas las demás religiones como fraudulentas. Es me demuestra que todas dicen la verdad - sobre las demás.

Saquemos la teología de la religión. La teología siempre ha enviado lo peor al cielo, lo mejor al infierno.

La religión no es teoría: vida. No es convicción intelectual - es la humanidad divina y nada más.

La razón, la observación y la experiencia son la santísima trinidad de la ciencia.

Cada buen gobierno está formado por buenas familias. La unidad de un buen gobierno es la familia y todo lo que tiende a destruir la familia es perfectamente malicioso e infame.

El valor sin conciencia es una bestia salvaje.

Lo que la luz es a los ojos, lo que el aire a los pulmones, lo que el alma al corazón, es la libertad para el alma del hombre.

Cuando la voluntad desafía al miedo, cuando el deber le lanza el guante al destino, cuando el honor no se digna a comprometerse con la muerte: eso es heroísmo.