Trata el fracaso como una lección acerca de como no lograr alcanzar una meta y luego utiliza ese aprendizaje para mejorar tus posibilidades de éxito cuando vuelvas a intentar. El fracaso es solo el final si decides parar.

Todo lo que tienes en los negocios es tu reputación, por lo que es muy importante que mantengas tu palabra.

Si eres una pequeña empresa compitiendo con una gran empresa, necesitas tener un sentido del humor.

Mis primeros emprendimientos laborales incluyeron el cultivo de árboles de Navidad y la cría de aves.

Es un error común pensar que el dinero es la métrica de cada empresario para el éxito. No es, ni debe ser.

No te avergüences de tus fracasos, aprende de ellos y comienza de nuevo.

Los globos solo tienen una vida y la única manera de saber si funcionan es intentar volar alrededor del mundo.

El arte de delegar es una de las habilidades claves que un empresario debe perfeccionar.

Desde mi primer día como empresario, he considerado que la única misión que vale la pena seguir en los negocios es mejorar la vida de las personas.

Mi actitud siempre ha sido: si te caes de cara al suelo, al menos te estás moviendo hacia adelante. Todo lo que tienes que hacer es levantarte nuevamente y volver a intentarlo.

Si eres capaz de llevar adelante un negocio, eres capaz de llevar adelante cualquiera.

Las oportunidades de negocios son como los autobuses, siempre hay otras por venir.

Mi actitud general hacia la vida es disfrutar cada minuto de cada día. Al hacer algo, jamás pienso "¡Dios mío, tengo que hacer esto hoy!"

Bueno, creo que hay una línea divisoria muy delgada entre el éxito y el fracaso. Y creo que si empiezas un negocio sin respaldo financiero, es probable que vayas del lado equivocado de la línea divisoria.

El verdadero costo de una hamburguesa es mucho mayor para el mundo que el dinero que entregas al comprarla.

Una creencia apasionada en tu negocio y objetivos personales puede hacer toda la diferencia entre el éxito y el fracaso. Si no estás orgulloso de lo que estás haciendo, ¿por qué debería estarlo alguien más?

Comenzar tu propio negocio no es solo un trabajo, es una forma de vida.

No aprendes a caminar por seguir las reglas. Aprendes cuando lo haces y te caes.