Llevo dentro de mí mismo un peso agobiante: el peso de las riquezas que no he dado a los demás.

La música llena el infinito entre dos almas.

Convertid un árbol en leña y podrá arder para vosotros; pero ya no producirá flores ni frutos.

La luz de tu música ilumina el mundo, su aliento va de cielo a cielo, su raudal santo vence todos los pedregales y sigue, en un torbellino, adelante.

La niebla, en su sencillez, tocando el corazón de los montes, les arranca como si fuera el amor, sorpresas de hermosura.

Si cierras la puerta a todos los errores, también la verdad se quedará fuera.

Déjame sólo un poco de mí mismo para que pueda llamarte mi todo.

El hombre, cuando es animal, es peor que el animal.

Las raíces bajo la tierra no piden recompensa por hacer que las ramas den frutos.

La verdad no está de parte de quién grite más.

No oremos para protegernos de los peligros sino para no tener miedo al enfrentarlos.

Muchos hombres son libres como el viento, porque no tienen sustancia. Otros, como las nubes en agosto, tienen que pararse de vez en cuando a descargar.

Cada criatura, al nacer, nos trae el mensaje de que Dios todavía no pierde la esperanza en los hombres.

He comprendido que la verdadera fe está en donde está el hombre y el amor. Viene de la mujer en su abnegada maternidad y vuelve a ella en sus hijos, desciende con el regalo del que da y se abre en el corazónn del que acepta.

Cuando somos grandes en humildad, estamos más cerca de lo grande.

Un entendimiento todo lógica es como un cuchillo de hoja sola, que hiera la mano de su dueño.

Mientras estemos en llamas, sepamos arder y bullir.

No es el martillo el que deja perfectos los guijarros, sino el agua con su danza y su canción.

Agradece a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que, constante y paciente, la sostiene en la sombra.

A veces nos dirigimos a Dios mendigando un poco de alegría y otras veces le brindamos nuestra propia alegría. En tales momentos nos hallamos más cerca de Él, porque no es nuestra necesidad, sino nuestra alegría lo que hacía Él nos empuja.

La vida es la constante sorpresa de saber que existo.

La muerte no es apagar la luz; sólo es encender la lámpara porque ha llegado el alba.

¡He perdido mi gotita de rocío!, dice la flor al cielo del amanecer, que ha perdido todas sus estrellas.

El amor es la vida llena, igual que una copa de vino.

No puedo hallar descanso; soy un extraño para mi propio corazón.

El que se ocupa demasiado en hacer el bien, no tiene tiempo de ser bueno.

Hacer preguntas es prueba de que se piensa.

Los árboles son un esfuerzo sin fin de la tierra para hablar con cielo que escucha.

Dormí y soñé que la vida era alegría. Desperté y vi que la vida era servicio. Actué y he aquí que el servicio es alegría.

Yo sé que las nubes duran sólo un momento y que el sol es para todos los días.

Engarza en oro las alas del pájaro y nunca más volverá al cielo.

Tú no ves lo que eres, sino tu sombra.

El amor es el significado último de todo lo que nos rodea. No es un simple sentimiento; es la verdad, es la alegría que está en el origen de toda creación.

Y al partir serán estas mis últimas palabras : Me voy, dejo mi amor detrás.

Las nubes vienen flotando a mi vida, ya no para llevar la lluvia o la tormenta, sino para agregar color al cielo de mi atardecer.

La fe es el pájaro que canta cuando la aurora está oscura.

El hombre que ha de mendigar amor es el más miserable de todos los mendigos.

La muerte, como el nacimiento, es propia de la vida. Andar es tanto levantar el pie como bajarlo al suelo.

Que sean estas mis ultimas palabras; confío en el amor.

Que facil es empujar a la gente ... Pero que difícil guiarla.

El benefactor llama a la puerta, pero el que ama la encuentra abierta.

¿Qué es el arte? Es la respuesta del alma creativa del hombre al llamado de lo real.

Agradezco no ser una de las ruedas del poder, sino una de las criaturas que son aplastadas por ellas.

Deja que tu vida dance ligeramente sobre los hilos del tiempo como la gota del rocío sobre el dorso de una hoja.

No por ser muchos descubriréis la verdad, ni ahogaréis la razón porque gritéis unidos.

El amor es un misterio sin fin, porque no hay causa razonable que pueda explicarlo.

El pájaro quisiera ser nube; la nube, pájaro.

La tierra es insultada y ofrece sus flores como respuesta.

La poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos.