Tus actos son tus monumentos.

No todo depende del azar, si todo dependiera del azar, el universo nos abandonaría por completo y el universo no nos abandona, cuida de sus creaciones mas frágiles de un modo invisible. Quizá sea una lotería, pero el universo acaba compensándolo, el universo cuida de todos sus pájaros.

Ojalá fuera Halloween todos los días. Todos podríamos llevar máscara siempre. Podríamos pasearnos por ahí y conocernos antes de ver que aspecto tenemos debajo de las máscaras.

No basta con ser amigable. Tienes que ser un amigo.

Más amables de lo necesario. Porque no basta con ser amables. Uno debería ser más amable de lo necesario.

Es curioso: a veces te preocupas un montón por algo que al final resulta no ser nada.

Algunas veces odiamos las cosas que nos dan miedo.

Creo que la única razón por la que no soy normal es porque nadie me ve como alguien normal.

A veces no hace falta que uno quiera hacerle daño a alguien para dañarlo.

La grandeza'' - escribió Beecher, ''no está en ser fuerte, sino en el buen uso de la fuerza. El más grande es aquel cuya fuerza conquista más corazones...

Algunas veces es bueno volver a empezar.

Todos deberíamos recibir una ovación al menos una vez en nuestra vida, porque todos vencemos al mundo.

Lo bueno de los niños pequeños es que no dicen cosas para intentar hacerte daño, aunque a veces digan cosas que te hacen daño. Pero no saben lo que dicen. Los niños mayores... ésos sí que saben lo que dicen.

¿Acaso eso no convierte al universo en una lotería gigante? Compras un billete cuando naces y solo depende del azar que el billete sea bueno o que sea malo. Todo es cuestión de suerte.

Naciste original, no te conviertas en una copia.

No intentes ser guay. Siempre se nota, y eso no es guay.

Todo el mundo debería recibir una ovación del público puesto en pie al menos una vez en su vida, porque todos vencemos al mundo.

Un error no te define, Julian. ¿Lo entiendes? Sencillamente actuarás mejor la próxima vez.

Debería de haber una norma que dijese que todo el mundo debiera recibir una ovación del público puesto en pie al menos una vez en su vida.

Cuando puedas elegir entre tener razón y ser amable, elige ser amable.

Debería haber una norma que dijese que todo el mundo debería recibir una ovación del público puesto en pie al menos una vez en su vida.

Es curioso lo rara que puede ser la gente.

Las cosas que hacemos duran más que nuestras vidas.