Educar no es dar una carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida.

El filósofo siempre va a pie. Prefiere el bastón de la experiencia al carro rápido de la fortuna.

¡Oh legislador! No me des leyes para los pueblos, sino pueblos para las leyes.

Educad a los niños, y no será necesario castigar a los hombres.

Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida.

Lo máximo que tiene el hombre es el alma, que lo induce al bien o al mal.

La amistad es el vínculo de dos almas virtuosas.

La filosofía es un afán del saber libre y desinteresado.

Escoge la mejor manera de vivir; la costumbre te la hará agradable.

La cólera comienza con la locura, y termina con el arrepentimiento.

No interrumpas a una mujer que baila para darle un consejo. No hables de cosas abstractas a las gentes superficiales.

No temas morir. La muerte no es más que una parada.

El poder es el vecino cercano de la necesidad.

Para no perder tiempo, no leas más que los anales de un solo pueblo; todos los pueblos se parecen.

El alma es un acorde; la disonancia, su enfermedad.

No trates de brillar por tus gastos desarreglados como si ignoraras lo que es bueno y conveniente, ni te alabes de ahorrar excesivamente. La justa medida es necesaria en todas las cosas.

Los números tienen personalidades, características, fortalezas y debilidades.

Elige la mejor manera de vivir; la costumbre te la hará agradable.

Prefiero el bastón de la experiencia que el carro rápido de la fortuna. El filósofo viaja a pie.

No te vuelvas enemigo del hombre del cual dejas de ser amigo.

El hombre es mortal por sus temores e inmortal por sus deseos.

Economizad las lágrimas de vuestros hijos, para que puedan regar con ellas vuestra tumba.

No hagas de tu cuerpo la tumba de tu alma.

Hay un principio bueno, que ha creado el orden, la luz y el hombre, y un principio malo, que ha creado el caos, las tinieblas y la mujer.

Perdona a tu hijo si confiesa su falta, también si la oculta; pero no si la niega.

No te envanezca ser amado mucho por una mujer a quien profesas ardiente amor.

Las matemáticas son la base de todo, y la geometría es la forma más alta de estudios matemáticos. El mundo físico se puede entender a través de las matemáticas.

La fidelidad que debemos a nuestro amigo es una cosa sagrada, que no permite la más leve ironía.

Resuélvete a seguir la conducta más excelente y por costumbre te deleitarás en ella.

Si quieres vivir mucho guarda un poco de vino rancio y un amigo viejo.

El orden es el más hermoso ornamento de una casa.

Los números gobiernan el universo.

La tierra regala riqueza profusamente y alimento pacífico. Y os brinda alimentos que están libres de muerte y de sangre.

La preocupación germina en la cuna de la ignorante pereza.

Purifica tu corazón antes de permitir que el amor se asiente en él, ya que la miel más dulce se agria en un vaso sucio.

La filosofía es el amor a la sabiduría.

No veas en tu enemigo más que un amigo extraviado.

La ira comienza en la locura, y termina en el arrepentimiento.

Más le vale a un hombre tener la boca cerrada, y que los demás le crean tonto, que abrirla y que los demás se convenzan de que lo es.

Hombre, no seas esclavo ni tirano de tu mujer.

Los amigos son como compañeros en un viaje, que deben ayudarse mutuamente para perseverar en el camino hacia una vida más feliz.

No te mires al espejo junto a una lampara.

El número gobierna el Universo.

Una tonelada de ciencia no vale más que una gota de sabiduría.

Elige una mujer de la cual puedas decir: Yo hubiera podido buscarla más bella pero no mejor.

La libertad dijo un día a la ley: “Tú me estorbas”. La ley respondió a la libertad: “Yo te guardo”.

Si sufres injusticias, consuélate, porque la verdadera desgracia es cometerlas.

Todo lo que el hombre hace a los animales, regresa de nuevo a él.

Nadie que no haya obtenido el imperio de sí mismo es libre. Ningún hombre que no pueda ordenarse a sí mismo, es verdaderamente libre.