Mientras los necios deciden, los inteligentes deliberan.

Las mujeres, cuando aman, ponen en el amor algo divino. Tal amor es como el sol, que anima a la naturaleza.

Para saber hablar, es preciso saber escuchar.

La paciencia tiene más poder que la fuerza.

Hay maridos tan injustos que exigen de sus mujeres una fidelidad que ellos mismos violan, se parecen a los generales que huyen cobardemente del enemigo, quienes sin embargo, quieren que sus soldados sostengan el puesto con valor.

De los hombres aprendemos a hablar; a callar solo de los dioses.

El cerebro no es una vaso para llenar sino una lampara para encender.

Amor es una bondad sublime.

Quien tiene muchos vicios, tiene muchos amos.

La verdadera libertad, es sujetarse a las leyes de la razón.

Tenemos que vivir, y no sólo existir.

La raíz de la sinceridad y la virtud reside en una buena educación.

Yo preferiría sobresalir en el conocimiento de lo que es excelente, que en la extensión de mi poder y mis posesiones.

La riqueza consiste en el uso adecuado de los bienes.

Las arañas atrapan a las moscas y dejan huir a las avispas.

No equivocarse no es un poder del hombre, pero los sabios y los buenos aprenden de sus errores para el futuro.

Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo.

Entre los desórdenes del alma, la envidia es el único inconfesable.

Lo que logramos internamente cambiará la realidad externa.

No necesito amigos que cambien cuando yo cambio y asientan cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor.

El valor se encuentra a medio camino entre cobardía y temeridad, una de ellas es una falta, la otra un exceso de coraje.

A veces una broma, una anécdota, un momento insignificante, nos pintan mejor a un hombre ilustre, que las mayores proezas o las batallas más sangrientas.

El tiempo de las armas no es el de las leyes.

Lo que hagas sin esfuerzo y con presteza, durar no puede ni tener belleza.

El agua templada disipa las inflamaciones; las palabras dulces apaciguan la cólera.

Disfrutar de todos los placeres es insensato; evitarlos, insensible.

Una autoridad que se funda en el terror, en la violencia, en la opresión, es al mismo tiempo una vergüenza y una injusticia.

Tener tiempo es la posesión del bien más preciado por quien aspira a grandes cosas.

Beneficiar a un ingrato es como perfumar a un muerto.

Muchas cosas son las que el tiempo cura, no las que la razón concierta.

El odio es una tendencia a aprovechar todas las ocasiones para perjudicar a los demás.

El trabajo moderado fortifica el espíritu; y lo debilita cuando es excesivo: así como el agua moderada nutre las plantas y demasiada las ahoga.

Nadie puede ser justamente envidiado.

El verdadero sabio sólo es riguroso consigo mismo; con los demás es amable.

La muerte de los jóvenes constituye un naufragio. La de los viejos es un atracar en el puerto.

La verdadera amistad busca tres cosas: la virtud, por honesta; el diálogo,como deleite; y la utilidad, como necesidad.

El silencio durante la temporada apropriada es sabiduría, y mejor que cualquier discurso.

El coraje no consiste en aventurarse sin temor; sino involucrarse decididamente en una causa justa.

Los cazadores atrapan las liebres con los perros; muchos hombres atrapan a los ignorantes con la adulación.

El sabio sólo usa de acritud contra sí mismo y es amable con los demás.

No le hables de tu felicidad a uno menos afortunado que tú.

La fortuna no está hecha para los poltrones y para alcanzarla, antes que mantenerse bien sentado hay que correr tras ella.

La perseverancia es invencible. Es por ello que el tiempo, en su acción, destruye y derriba toda potencia.

La omisión del bien no es menos reprensible que la comisión del mal.

Hay amores tan bellos que justifican todas las locuras que hacen cometer.

Quien en zarzas y amores se metiere, entrará cuando quiera, más no saldrá cuando quisiere.

El alma más fuerte y mejor constituida es la que no se enorgullece ni enerva con los éxitos y a la que no abaten los reveses.

Es bello obtener la realeza como premio a la justicia; pero es más bello aún preferir la justicia que la realeza.

La amistad es animal de compañía, no de rebaño.