La Navidad agita una varita mágica sobre este mundo y mirad, todo es más suave y más hermoso.

Siempre es muy temprano para renunciar.

Cualquier hecho al que nos enfrentamos no es tan importante como nuestra actitud hacia él, porque eso determina nuestro éxito o fracaso. La manera en que piensas acerca de un hecho puede derrotarte antes de que hagas algo al respecto. Eres superado por el hecho porque crees que lo eres.

Cuanto todos los recursos físicos y mentales están enfocados, el poder personal para resolver un problema se multiplica tremendamente.

Cambia tus pensamientos y cambias tu mundo.

Formula y sella indeleblemente en tu mente la imagen mental de ti mismo teniendo éxito. Conserva esta imagen tenazmente. Nunca permitas que se descolore. Tu mente tratará de revelar la imagen... No construyas obstáculos en tu imaginación.

Vigila tu forma de expresarte si deseas desarrollar un estado mental tranquilo. Comienza cada día afirmando actitudes tranquilas, contentas y felices y tus días estarán propensos a ser agradables y exitosos.

Lucha contra tus obstáculos y acaba con ellos. Vas a darte cuenta que no tienen ni la mitad de la fuerza que crees.

Uno de los momentos más grandes en la experiencia de desarrollo de cualquier persona es cuando él ya no trata de esconderse de sí mismo sino decide conocerse a sí mismo tal como realmente es.

¡Cree en ti mismo! ¡Ten fe en tus capacidades! Sin una confianza humilde pero razonable en tus propias fuerzas, no puedes ser exitoso o feliz.

Cuando oras por alguien, tiendes a modificar tu actitud personal hacia él.

El problema con la mayoría de nosotros es que preferimos ser arruinados por los elogios que salvados por las críticas.

Cuatro cosas para el éxito: trabajar y orar, pensar y creer.

Cambia tus pensamientos y cambiarás tu mundo.

La vida de paz interior, de ser armonioso y sin estrés, es el tipo más fácil de la existencia.

La imaginación es la verdadera alfombra mágica.

Es de valor práctico aprender a quererse uno mismo. Como tienes que pasar mucho tiempo contigo mismo, podrías así obtener cierta satisfacción de la relación.

Parte de la felicidad de la vida consiste no en pelear batallas, sino en evitarlas. Una magistral retirada es en sí misma una victoria.