Debemos usar el tiempo sabiamente y darnos cuenta de que el tiempo siempre está listo para hacer lo correcto.

Si deseas hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con él. Entonces, tu enemigo se convertirá en tu socio.

Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es el que no siente miedo, sino el que vence ese temor.

El rencor es como tomar veneno y esperar que mate a tus enemigos..

Vive la vida como si nadie estuviese mirando y exprésate como si todos estuviesen escuchando.

No hay camino sencillo hacia la libertad en ninguna parte y muchos de nosotros tendremos que pasar a través del valle de la muerte una y otra vez antes de alcanzar la cima de la montaña de nuestros deseos.

Ser libre no es sólo deshacerse de las cadenas propias, sino vivir de una forma que mejore y respete la libertad de los demás.

Cuando a un hombre se le niega el derecho a vivir la vida en la que él cree, no tiene más remedio que convertirse en un proscrito.

Siempre parece imposible hasta que se hace.

¿Alguien realmente piensa que no consiguen lo que tenían porque no tenían el talento o la fuerza o la resistencia o el compromiso?

El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino el que lo conquista.

Una buena cabeza y un buen corazón son siempre una combinación formidable.

¡Viva la libertad! El sol nunca ha iluminado un logro humano más glorioso.

La bondad del hombre es una llama que puede ocultarse pero nunca extinguirse.

Las personas valientes no temen perdonar en aras de la paz.

Tras escalar una gran colina, uno solo encuentra que hay muchas más colinas que escalar.

No hay nada como volver a un lugar que se mantiene sin cambios, para encontrar las formas en que tú mismo lo has alterado.

No es valiente aquel que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo.

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.

La mayor gloria de la vida no reside en no caernos nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos.

Un movimiento sin visión sería un movimiento sin fundamento moral.

He cumplido mi deber para con mi pueblo y para con Sudáfrica. No tengo la menor duda de que la posteridad reivindicará mi inocencia y, del mismo modo, afirmo que los criminales que debían haber comparecido ante este tribunal son los miembros del gobierno.

Cuando a un hombre se le niega el derecho a vivir la vida en la que cree, no tiene otra opción que convertirse en un proscrito.

Sueño un África en paz consigo misma.

Los pueblos alzados en armas jamás alcanzarán la prosperidad.

El camino de los que predican el amor y no el odio, no es fácil. A menudo tienen que usar una corona de espinas.

El resentimiento es como un vaso de veneno que bebe un hombre; luego se sienta y espera a que su enemigo muera.

No es valiente aquel que no tiene miedo sino el que sabe conquistarlo.

No puede haber mayor regalo que el de dar tiempo y energía para ayudar a los demás sin esperar nada a cambio.

No me juzgues por mi éxito, júzgame por cuántas veces me caigo y me levanto de nuevo.

Si quieres la cooperación de los seres humanos a tu alrededor, debes hacerles sentir que son importantes, y esto lo haces siendo genuino y humilde.

Cuando dejamos que nuestra propia luz brille, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo.

Cuando el agua ha empezado a hervir, apagar el fuego ya no sirve de nada.

Una buena cabeza y buen corazón son siempre una formidable combinación. Pero cuando agregas a eso una lengua o una pluma alfabetizada, entonces tienes algo muy especial.

Siempre parece imposible hasta que se completa.

Una de las cosas que aprendí cuando estaba negociando era que hasta que no me cambiara a mí mismo, no podía cambiar a otros.

La mejor arma es sentarse y hablar.

La retórica no es importante. Las acciones lo son.

Para ser libre no es simplemente deshacerse de las cadenas, sino vivir de una manera que respeta y potencia la libertad de los demás.

Me he retirado, pero si hay algo que me mataría es levantarme por la mañana sin saber qué hacer.

Sueño con un África que este en paz consigo misma.

Hay tantos hombres y mujeres que no tienen posiciones distintivas, pero cuya contribución al desarrollo de la sociedad ha sido enorme.

Dedicamos este día a todos los héroes y heroínas de este país y el resto del mundo que se sacrificaron entregando sus vidas a fin de que pudiéramos ser libres. Sus sueños se han convertido en realidad. La libertad es su recompensa.

Que tus opciones reflejen tus esperanzas, no tus miedos.

Lograrás más en este mundo mediante actos de misericordia que con actos de represión.

Si le hablas a un hombre en un idioma que entiende, llegarás a su cabeza. Si le hablas en su idioma, llegarás a su corazón.

Debemos usar el tiempo sabiamente y siempre darnos cuenta de que el tiempo está siempre a punto para hacer lo correcto.

Los grandes pacificadores son personas íntegras, honestas, pero sobretodo humildes.

No existe un camino fácil a la libertad, y muchos de nosotros deberemos caminar a través del valle de las sombras de la muerte una y otra vez, hasta llegar a la cima de la montaña de nuestros deseos.