Si él tiene fe, el creyente no puede ser contenido. Se traiciona a sí mismo. Él explota. Él confiesa y enseña este evangelio a las personas a riesgo de la vida misma.

Deja que la esposa haga que el marido esté contento de venir a casa y deja que él la haga sentirse triste al verlo irse.

Todos los que invocan a Dios en verdadera fé, sinceramente desde el corazón, sin duda serán escuchados y recibirán lo que han pedido y deseado.

Mi corazón, que está demasiado lleno, a menudo ha sido consolado y refrescado con la música, cuando está enfermo y cansado.

La humildad de los hipócritas es el más grande y el más altanero de los orgullos.

La guerra es la mayor plaga que puede afligir a la humanidad. Destruye la religión, destruye los Estados, destruye las familias. Cualquier calamidad es preferible a ésta.

Reunirse con el pueblo de Dios en la adoración del Padre es tan necesario para la vida cristiana como la oración.

La fe nos permite ser capturados por las cosas que no vemos.

La fe es un ser vivo, audaz confianza en la gracia de Dios, tan segura y cierta de que un hombre podría apostar su vida en ella mil veces.

Aunque mañana fuera el día del fin del mundo, yo plantaría todavía manzanos en el día de hoy.

Quien quiera encontrar a Cristo primero debe encontrar a la Iglesia. ¿Cómo podría alguien saber dónde está Cristo y qué fe hay en él si no supiera dónde están sus creyentes?

Aquel a quien no le gusta el vino, ni la mujer, ni el canto, será un necio toda su vida.

Aunque el final del mundo sea mañana, hoy plantaré manzanos en mi huerto.

La paz es más importante que toda justicia; y la paz no fue hecha para el bien de la justicia, sino más bien la justicia en aras de la paz.

Cuando estoy enojado, puedo orar bien y predicar bien.

Poseo tres perros feroces: ingratitud, soberbia y envidia. Cuando estos tres perro muerden, la herida es muy profunda.

La paz si es posible, la verdad a todo costo.

Después de la palabra de Dios, el noble arte de la música es el más grande tesoro del mundo.

La razón es el enemigo de la fe.

El pensamiento está libre de impuestos.

No hay ninguna relación o compañía más amorosa, amistosa y encantadora, que un buen matrimonio.

El perdón es mandato de Dios.

La facultad del oído es una cosa sensible: muy pronto se sacia y al poco tiempo se cansa y aburre.

La sangre sola mueve las ruedas de la historia.

La fe debe pisotear debajo de toda razón, sentido y comprensión.

Mi risa es mi espada, y mi alegría, mi escudo.

Ser un cristiano sin orar es tan imposible como estar vivo sin respirar.

Sé un pecador y peca fuertemente, pero más sólidamente ten fe y regocíjate en Cristo.

Una mentira es como una bola de nieve; cuanto más tiempo se le hace rodar, más grande se vuelve.

La guerra es la más grande plaga que azota a la humanidad; destruye la religión, destruye naciones, destruye familias. Es el peor de los males.

La música hermosa es el arte de los profetas que pueden calmar las agitaciones del alma; es uno de los regalos más magníficos y encantadores que Dios nos ha dado.

El corazón del hombre es una rueda de molino que trabaja sin cesar; si nada echais a moler, correis el riesgo de que se triture a sí misma.

Todo lo que se hace en el mundo se hace por esperanza.

Reza y que Dios sea el que se preocupe.