Quisiera sufrir todas las humillaciones, todas las torturas, el ostracismo absoluto y hasta la muerte, para impedir la violencia.

La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve.

El que acepta pasivamente la violencia esta tan implicado en el como el que ayuda a perpetuarlo. El que acepta el mal sin protestar está cooperando con él.

La gente fracasa en llevarse bien porque se temen; se temen porque no se conocen; no se conocen porque no se han comunicado.

Cada hombre vive en dos reinos: el interno y el externo. El interno es ese reino de la espiritualidad expresado en el arte, la literatura, la moral y la religión. El externo es ese tan complejo de dispositivos, técnicas, mecanismos e instrumentalidades por medio de los cuales vivimos.

Uno de los problemas más grandes de nuestra sociedad es que el concepto de amor y poder siempre han sido vistos como opuestos.

La medida última de un hombre no es donde se encuentra en momentos de comodidad y conveniencia, si no donde se encuentra en momentos de desafío y controversia.

Debemos desarrollar y mantener la capacidad de perdonar. El que está desprovisto del poder de perdonar está desprovisto del poder de amar. Hay algo bueno en lo peor de nosotros y algo malo en lo mejor de nosotros. Cuando descubrimos esto, somos menos propensos a odiar a nuestros enemigos.

La sumisión y la tolerancia no es el camino moral, pero sí con frecuencia el más cómodo.

Al final, no nos acordaremos tanto de las palabras de nuestros enemigos, sino de los silencios de nuestros amigos.

Debemos combinar la dureza de la serpiente con la suavidad de la paloma, una mente dura con un corazón tierno.

Debemos aceptar la decepción finita, pero nunca perder la esperanza infinita.

Los vientos de revueltas continuarán agitando nuestra nación hasta que los brillantes días de justicia emerjan.

No es el momento de caer en el letargo del conformismo, hoy es el día en que debemos alzar una verdadera promesa hacia la democracia.

No somos creadores de historia. Estamos hechos de la historia.

El negro vive en una isla solitaria de pobreza, en medio de un inmenso océano de prosperidad material.

Casi siempre la minoría dedicada creativa ha hecho el mundo mejor.

Si no puedo hacer grandes cosas, puedo hacer pequeñas cosas de una gran manera.

Los que no buscan la felicidad tienen más probabilidades de encontrarla, porque aquellos que la buscan se olvidan de que la forma más segura de ser feliz es buscar la felicidad para otros.

No importa cuánto se viva sino cómo se vive. Si se vive bien y se muere joven, se puede haber contribuido más que una persona hasta los ochenta años preocupada sólo de sí misma.

La fe está dando el primer paso, incluso cuando no se ve toda la escalera.

Me niego a aceptar la idea de que la humanidad está trágicamente vinculada a la opaca medianoche del racismo y de la guerra, que hacen imposible alcanzar el amanecer de la paz y la fraternidad.

Si no puedes volar, corre; si no puedes correr, camina; si no puedes caminar, arrástrate, pero hagas lo que hagas, tienes que seguir hacia delante.

La pregunta de la vida más persistente y urgente es, ¿qué estás haciendo para otros?

La violencia como forma de lograr la justicia racial es impráctica e inmoral. No niego hecho de que la violencia muchas veces produce resultados momentáneos. Naciones frequentemente han ganado su independencia en batalla. Pero a pesar de las victorias temporales, la violencia nunca produce una paz permanente.

Lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos.

Las guerras son cinceles pobres para forjar mañanas pacíficos.

Creo que la verdad desarmada y el amor incondicional, tendrán la última palabra. Esta es la razón por la que, aunque derrotada temporalmente, será más fuerte y triunfará sobre el mal.

No hacemos de historia. Estamos hechos por la historia.

La libertad nunca es dada voluntariamente por el opresor; debe ser exigida por los oprimidos.

Quiero ser el hermano del hombre blanco, no su hermanastro.

Nos satisfacemos nuestra sed de libertad bebiendo de la copa de la amargura y el odio.

No soy negro, soy hombre.

No hay nada más trágico que encontrar a un individuo atascado en la duración de la vida, desprovisto de amplitud.

El hombre de mente blanda siempre teme al cambio. Él siente la seguridad en el statu quo, y él tiene un miedo casi mórbido de lo nuevo. Para él, el dolor más grande es el dolor de una idea nueva.

Nunca olvides que todo lo que hizo Hitler en Alemania era legal.

Inteligencia más carácter. Esa es la meta de la verdadera educación.

El cambio no gira con el vaivén de lo inevitable, si no sobrelleva al esfuerzo continuo. Por eso debemos erguir nuestras espaldas y trabajar por nuestra libertad. Un hombre no puede llevarlo a cuestas al menos que su espalda se encuentre doblada.

Hemos volado por el aire como los pájaros y nadado por el mar como los peces, pero aún tenemos que aprender el simple acto de caminar por la tierra como hermanos.

La guerra es un mal cincel para esculpir el mañana.

Una serie de cambios psicológicos positivos inevitablemente resultarán en la seguridad económica generalizada.

Tengo un sueño: que un día allá abajo en Alabama, con sus racistas despiadados, con su gobernador que tiene los labios goteando con las palabras de interposición y anulación, que un día, justo allí en Alabama niños negros y niñas negras podrán darse la mano con niños blancos y niñas blancas, como hermanas y hermanos. I have a dream.

Que nadie te lleve tan bajo como para odiarlo.

Todo hombre debe decidir si caminará a la luz del altruismo creativo o en la oscuridad del egoísmo destructivo. Éste es el juicio. La pregunta más urgente, e ineludible, de la vida es: ¿Qué estás haciendo por los demás?

Rara vez encontramos hombres que se involucran de forma voluntaria a participar en pensamientos fuertes y sólidos. Es como que existiera una misión casi universal de encontrar respuestas fáciles y soluciones a medias. A algunas personas no existe mayor dolor que el de pensar.

Cualquiera que sea el trabajo de tu vida, hazlo bien. Un hombre debe hacer su trabajo tan bien que los vivos, los muertos y los no nacidos no podrían hacerlo mejor.

Tu verdad aumentará en la medida que sepas escuchar la verdad de los otros.

Los pueblos oprimidos no pueden permanecer oprimidos para siempre. El anhelo de libertad se manifestará en eventualmente.

Devolver odio por odio multiplica el odio, añade una oscuridad más profunda a una noche ya desprovista de estrellas.