Es inútil creer lo que ves, si solo ves lo que crees.

Mi corazón se ha abierto de par en par para dejarle paso, justo lo que me temía, y carezco de fuerza de voluntad para cerrarlo.

No importa lo que pase a partir de ahora, no importa lo que nos depare el destino: siempre nos quedará este momento.

El miedo te hace fuerte.

Cuando June necesita algo, cualquier cosa, lo consigue. En cambio, si yo necesito algo, mis necesidades valen menos que un cubo de sangre de cerdo. Tal vez me prestaras más atención si yo fuera la niña mimada de la República. Cada.

Algo enegrece tu corazón, algo profundo y amargo. Se ha enconado dentro de ti durante años,nutrido y animado.Nunca he sentido nada igual.

Por eso te pido disculpas, porque sé que no deberías serlo todo para mí. Te tenía a ti, pero había olvidado que también me tenía a mí misma. (...) Es una nueva sensación; tengo que acostumbrarme a ella.

Cada día tenemos 24 horas más; cada día puede pasar cualquier cosa. Hay que vivir en el momento, porque para morir solo hace fala un instante. Hay que vivir día a día. Y hay que tratar de caminar en la luz.

Su voz hace que mi mente se detenga, que deje de analizar las cosas, y la llena de emociones: a veces de deseo, otras de miedo, otras incluso de ira. Pero siempre me provoca algo, algo que no estaba ahí.

–No lo sé –me paso la mano por el pelo, frustrado por no ser capaz de controlar esta conversación–. Porque June no necesitaría mi ayuda. Idiota.

Ahora mismo tienes tanta influencia sobre la gente como el Elector; puede que más. Si manejamos tu prestigio con habilidad, cuando el Elector muera, el Senado será incapaz de detener la revolución. –¿Y.

Voy a destruir todo con el fin de hacer que pare.

Mis manos tiemblan ante esta visión momentánea de su rostro, ¿Realmente había olvidado lo guapo que es, cómo sus ojos reflejan algo salvaje e indómito, libre, incluso en medio de todo este orden y elegancia?