A menudo nos convertimos en lo que creemos ser. Si creo que no puedo hacer algo, me hace incapaz de hacerlo. Cuando creo que puedo, adquiero la capacidad de hacerlo, aunque no lo tuviera al principio.

¿Cómo puede alguien que es el jefe de una nación darse el lujo de no ser un pragmatista?

La satisfacción radica en el esfuerzo, no en el logro. El esfuerzo total es una victoria completa.

La fe no es algo que captar, es un estado en el que crecer.

Vive como si fueras a morir mañana; aprende como si el mundo fuera a durar para siempre.

No es prudente estar demasiado seguro de la propia sabiduría. Es saludable recordar que el más fuerte puede debilitarse y el sabio, equivocarse.

Para mi mente, la vida de un cordero no es menos preciada que la de un ser humano.

¿La civilización Occidental? Bueno, sería una excelente idea.

Una persona usualmente se convierte en aquello que él cree que es. Si yo sigo diciéndome a mí mismo que no puedo hacer algo, es posible que yo termine siendo incapaz de hacerlo. Por el contrario si yo tengo la creencia que si puedo hacerlo, con seguridad yo adquiriré la capacidad de realizarlo aunque no lo haya tenido al principio.

Que el trabajo de tus manos sea un signo de gratitud y reverencia a la condición humana.

¿Qué es la verdad? Pregunta difícil, pero la he resuelto en lo que a mi concierne diciendo que es lo que te dice tu voz interior.

La fuerza no viene de la capacidad corporal, sino de una voluntad férrea.

La tristeza de la separación y la muerte es el más grande de los engaños.

Un ojo por ojo y todo el mundo quedará ciego.

La no violencia requiere una doble fe, fe en Dios y también fe en el hombre.

La grandeza de una nación y su progreso moral puede ser juzgado por la forma en que sus animales son tratados.

No hay camino para la verdad, la verdad es el camino.

La verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo.

Aquellos con la mayor conciencia tienen las mayores pesadillas.

La no violencia es el artículo de fe.

La ausencia de miedo es el primer requisito de la espiritualidad. Los cobardes no pueden ser morales.

El hombre se convierte a menudo en lo que piensa de sí mismo. Si yo sigo diciéndome a mi mismo que no puedo hacer algo, es posible que termine siendo incapaz de ello. Al contrario, si tengo la creencia de que puedo hacerlo, seguramente adquiera la capacidad de hacerlo, incluso si no puedo al principio.

No busques más riqueza, sino un placer más simple; no una fortuna superior, sino una felicidad más profunda.

Nadie puede hacerme daño sin mi permiso.

El hombre no es más que el producto de sus pensamientos. Se convierte en lo que piensa.

Llamar a las mujeres el sexo débil es una calumnia: es la injusticia del hombre hacia la mujer.

El día en que el poder del amor anula el amor al poder, el mundo conocerá la paz.

No existen las despedidas entre nosotros. Allí donde estés, te llevaré en mi corazón.

La mujer es la compañera del hombre, dotada de la misma capacidad mental.

Si deseo cambiar el mundo que me rodea, debo empezar por cambiarme a mí mismo.

Cuando me desespero, recuerdo que a lo largo de la historia, el camino de la verdad y el amor siempre terminan ganando. Ha habido tiranos y asesinos, y por un tiempo, pueden parecer invencibles, pero al final, siempre caen. Piense en ello siempre.

Ojo por ojo y el mundo acabará ciego.

Siempre que te encuentres con un oponente. Conquistarlo con amor.

Sé el cambio que quieres ser en el mundo.

No debes perder la fe en la humanidad. La humanidad es como un océano; si algunas gotas del océano están sucias, el océano no se ensucia.

La alegría radica en la lucha, en el intento, en el sufrimiento involucrado, no en la victoria misma.

Sé aquello que desearías que fuese el mundo.

La vida es como un espejo: si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa.

Primero te ignoran. Luego se ríen de ti. Después te atacan. A continuación, se gana.

Como seres humanos, nuestra grandeza radica no tanto en ser capaces de rehacer el mundo - lo que constituye el mito de la era atómica - sino en ser capaces de rehacernos a nosotros mismos.

Ninguna cultura puede vivir si intenta ser excluyente.

Soy un soñador práctico y quiero es convertir mis sueños en realidad.

Hemos creído, y lo creemos ahora, que la libertad es indivisible, que la paz es indivisible, que la prosperidad económica es indivisible.

Los mansos pueden algún día heredar la tierra, pero no los titulares.

Al hacer algo, hazlo con amor o no lo hagas.

Ojo por ojo y todo el mundo quedará ciego.

La esencia de todas las religiones es la misma, sólo cambian sus enfoques.

Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos.

Lo que es popular no necesariamente tiene que ser lo más correcto o sabio.