Admiro a Frida Kahlo porque vestía de hombre, tenía bigote y, aun así, era capaz de ser glamorosa.

Si es amargo al principio, al final es más dulce.

Cuando tengo hambre, como. Cuando tengo sed, bebo. Cuando tengo ganas de decir algo, lo digo.

Siempre he querido ser más alta. Tengo el mismo complejo que todas las personas bajitas, siempre queremos ser más altas.

No creo que seamos mejores que los hombres, pero sí que tenemos un cromosoma extra que nos hace más complacientes.

El poder es un gran afrodisiaco. Y yo soy una persona muy poderosa…

Seguramente compliqué aún más las cosas haciendo públicos mis sentimientos, pero eso fue lo que hice.

Reinvéntate.

Al menos mi jaula está llena de luz.

Marilyn Monroe fue una víctima y yo no. Por eso no hay comparación posible.

No me gustaría tener un pene. Sería como tener una tercera pierna. Parece un mecanismo que quisiera ser una pierna. Pienso que yo tengo un pene en el cerebro y no necesito tener uno entre mis piernas.

Sé que a veces no me comporto como un ser humano. Cuando miro hacia atrás y leo las cosas que solía decir, o veo mi corte de pelo, siento vergüenza.

Soy como una cucaracha. Simplemente no puedes librarte de mí.

Nunca te olvides de soñar.

No soy muy fan de las drogas, no van conmigo. Las contadas veces en las que las probé, y de esto hace ya muchos años, no las disfruté.

De las películas que he hecho diría que la mitad son buenas y la otra mitad han sido una mierda, pero todos hacemos películas malas. Honestamente, se me ocurren actores premiados por la academia que han hecho peores películas que yo.

Familia lo es todo. La familia es lo primero. No es lo que esperaba, pero nada lo es.

Me atraen los obstáculos que tengo que superar. Me gustan los retos, todo lo que resulta difícil de conseguir.

Todos caemos al suelo en algún momento. Es la forma en que te levantas, ese es el verdadero desafío. ¿No es así?

Si fuera otra vez una niña, me gustaría ser como mis fans: querría ser Madonna.

No importa quién seas, qué hayas hecho, de donde provengas, siempre puedes hacer un cambio siendo una mejor versión de ti mismo.

Hay momentos en los que no puedo creer lo mayor que soy. Pero lo cierto es que me siento mejor ahora que hace 10 años, así que no tengo la sensación de haberme perdido nada.

La misión en esta vida debería ser siempre estar de fiesta.

Soy ambiciosa, pero si no fuese tan talentosa como ambiciosa, sería una gran monstruosidad.

Soy dura, soy ambiciosa y sé exactamente lo que quiero. Si eso me convierte en una zorra, me parece perfecto.

Todos debemos tratarnos con dignidad humana y respeto.

El poder es que alguien te diga que no te quiere y que eso no te deje destrozada.

Odio que me llamen estrella del pop. Lo odio.

Tú tienes que tener paciencia. Yo no.

No soy feminista, soy humanista.

La mayoría del tiempo soy una niña mala, me asustaría un poco si no lo fuese.

A veces pienso que nací para hacer honor a mi nombre. ¿Cómo podría no ser diferente teniendo el nombre de Madonna? Al final, hubiera acabado siendo monja o lo que soy ahora.

La primera vez que vine a Nueva York fue la primera vez que me montaba en un avión. También la primera vez que me monté en un taxi. Fue la primera vez de todo. Y llegué sin conocer a nadie y con solo 35 dólares en el bolsillo. Eso es lo más atrevido que he hecho en la vida.

Si tu alegría se deriva de lo que la sociedad piensa de ti, siempre estarás decepcionado.

Quiero ser como Gandhi, Martin Luther King y John Lennon, pero también quiero estar viva.

No pido disculpas por esos años de sexo; me atraía saltarme las normas y ser rebelde. Si un hombre puede hacerlo, yo también.

Si ser una persona decente es ser tradicional, entonces soy una persona tradicional.

Si estás orgullosa de algo, presume de ello. ¿O acaso los chicos que tienen un torso perfecto no se quitan la camiseta siempre que pueden para enseñarlo?

Sé fuerte, cree en la libertad y en Dios, quiérete a ti mismo, comprenda tu sexualidad, ten un sentido del humor, mastúrbate, no juzgues a las personas por su religión, color o hábitos sexuales, ama a tu vida y a tu familia.

Mi gran debilidad es mi inseguridad. Soy muy insegura. Vivo plagada de inseguridades las 24 horas del día.

He sido famosa y anónima, amada y odiada, y sé lo transcendental que eso es. Por lo tanto, me veo con el derecho de arriesgar y hacer lo que quiera.

No seré feliz hasta que sea tan famosa como Dios.

La gente cree que ser una estrella es ser famoso, que te hagan fotos constantemente, ir a fiestas en limusinas, que todo el mundo te critique y adore, ser rico, rico, rico, tenerlo todo. ¿Sabes? Tienen razón.

Creo que todo el mundo debería casarse al menos una vez en la vida para que vieran lo estúpida y antigua que es esa institución.

Todavía hay un campo en el que siendo mujer la gente puede discrimitarte sin que pase nada: la edad. En ese aspecto, todavía vivimos en una sociedad totalmente sexista.

Tengo más amigos que amigas, pero en los últimos años, he cultivado más amistades femeninas.

Voy a seguir escribiendo la música que me apetezca escribir. No puedo pretender que tengo 18 años.

La gente creía que un día despertarían y ya no estaría allí. Pero se equivocaban: nunca me iré.

Voy a convertir al mundo en una pista de baile.