Mientras pensaba que estaba aprendiendo a vivir, he estado aprendiendo cómo morir.

Los hombres perseguirán aquello que más temen. Es decir, serán miserables para no caer en la miseria.

El placer más noble es la alegría de la comprensión.

Si una persona es perseverante, aunque le cueste entender, se hará inteligente y aunque sea débil se volverá fuerte.

Cualquiera de nuestros conocimientos empieza en los sentimientos.

Reprende al amigo en privado y alábalo en público.

¿Por qué el ojo ve más claramente cuando estamos dormidos que la imaginación cuando estamos despiertos?

La experiencia es una guía más verdadera que las palabras de los demás.

Así como el hierro se oxida por falta de uso, así también la inactividad destruye el intelecto.

La sabiduría es hija de la experiencia.

Pobre del estudiante que no aventaje a su maestro.

¡Pobre discípulo el que no deja atrás a su maestro!

Cuando llegue la fortuna, acuéstala firmemente, porque por detrás está calva.

Evite los preceptos de aquellos pensadores cuyo razonamiento no está confirmado por la experiencia.

Como un día bien pasado trae un sueño feliz, la vida bien utilizada trae una muerte feliz.

Y si quieres ver lo que complace a alguien, sin oírlo hablar, háblale variando de tema, y ahí donde lo vieras estar atento sin rechistar ni mover la ceja u otras diversas acciones, ten por seguro que ese tema del que se trata es el que le agrada.

Llegará un día en que los hombres verán el asesinato de un animal como ahora ven el de un hombre.

El buen juicio nace de la buena inteligencia y la buena inteligencia deriva de la razón, sacada de las buenas reglas; y las buenas reglas son hijas de la buena experiencia: madre común de todas las ciencias y las artes.

Las lágrimas nacen del corazón, no del cerebro.

El deseo natural de los buenos hombres es el conocimiento.

Realmente el hombre es el rey de los animales, pues su brutalidad supera a la de éstos.

La ciencia es el capitán y los soldados la práctica.

Nada nos engaña tanto como nuestro propio juicio.

El placer más noble es el júbilo de comprender.

Son vanas y están plagadas de errores las ciencias que no han nacido del experimento, madre de toda certidumbre.

Las mentiras no resuelven los problemas, solo los empeoran, así que los mentirosos vayan con cuidado.

La naturaleza está repleta de razonamientos que no tuvo nunca la experiencia.

La experiencia no erra. Sólo tus juicios erran por esperar de ella lo que no está en su poder.

Nada fortalece la autoridad tanto como el silencio.

Cuando la higuera se quedó sin frutos, nadie la miró. Deseando que la producción de sus frutos fuera alabada por los hombres, fue doblada y rota por ellos.

La experiencia nunca se equivoca; es sólo tu juicio que erra por prometir efectos tales como los que no sean causados por los experimentos tuyos.

Y tú que deseas representar por medio de palabras la forma del hombre y todos los aspectos de su membrificación, renuncia a esa idea. Porque cuanto más minuciosamente describas, más limitarás la mente del lector, y más lo mantendrás alejado del conocimiento de lo descrito. Y entonces es necesario dibujar y describir.

Debes reprender en secreto a tu amigo y alabarlo en público.

Es un hecho reconocido que percibimos errores en el trabajo de otros más fácilmente que en el nuestro.

Quien no castiga el mal, ordena que se haga.

La ciencia más útil es aquella cuyo fruto es el más comunicable.

Al igual que los alimentos ingeridos sin apetito son un nutriente tedioso, así el estudio sin entusiasmo daña la memoria al no asimilar lo que absorbe.

El que está fijo en una estrella, no cambia de opinión.

Puedes censurar a un amigo en confianza, pero debes alabarlo delante de los demás.

Cualquiera que defienda un argumento apelando a la autoridad, no está usando su inteligencia, solo está usando su memoria.

La naturaleza benigna provee de manera que en cualquier parte halles algo que aprender.

Una obra de arte nunca se termina, solo se abandona.

El conocimiento del pasado y de los lugares de la tierra es el ornamento y el alimento de la mente del hombre.

Donde el espíritu no trabaja con la mano, no hay ningún arte.

El hombre y los animales en realidad son vehículos y conductos de alimentación, tumbas de animales, albergues de la muerte, cubiertas que consumen, derivando vida de la muerte de otros.

Los hombres de genio noble están más activos cuando hacen el menor trabajo.

Me encanta quien puede sonreír cuando está en problemas, quien puede forjar fuerza de la aflicción, y hacerse valiente mediante la reflexión. Es asunto de mentes pequeñas encoger, pero aquel cuyo corazón está firme y cuya conciencia aprueba su conducta, proseguirá sus principios hasta la muerte.

El movimiento es causa de toda la vida.

La sabiduría es hija de la experencia.