¡Le es tan fácil a una mujer hacerse amar! No necesita ser ni muy joven ni muy bella. Le basta extender la mano de cierta manera, para que el hombre ponga en seguida en ella su corazón.

¿Qué es nuestra imaginación comparada con la de un niño que intenta hacer un ferrocarril con espárragos?

Si el dinero no te da la felicidad devuélvelo.

El proyecto es el borrador del futuro. A veces, el futuro necesita cientos de borradores.

De nada sirve morir. Hay que hacerlo a tiempo.

El único hombre que es realmente libre es aquel que puede rechazar una invitación a comer sin dar una excusa.

Entre un hombre y una mujer la amistad es tan sólo una pasarela que conduce al amor.

El sabio generaliza; el artista individualiza.

A la sombra de un hombre célebre hay siempre una mujer que sufre.

Un hombre de cáracter es casi siempre un hombre que tiene mal carácter.

No vale la pena decir demasiado cuando estás lo suficientemente enfadado como para atragantarte. La palabra que duele en lo más profundo es la palabra que nunca dijiste. Deja la disputa a los otros compañeros y espera hasta que el temporal haya amainado, y luego pensarás muchísimo en las cosas que no dijiste.

Me divierten las gentes que quieren seguir unas reglas, porque en la vida no hay más que lo excepcional.

Pensar es buscar claros en un bosque.

De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes.

Para llegar, en literatura, existen dos caminos: escribir grandes porquerías u obras de arte. Normalmente se escoge el camino más corto.

Finalmente sé que es lo que distingue al hombre de otros animales: las preocupaciones financieras.

El ingenio quizás es al talento lo que el instinto a la razón.

La pereza no es más que el hábito de descansar antes de estar cansado.

Hay momentos en los que todo va bien: no te asustes, no duran.

Que difícil es ser hombre.

Cuando se es feliz, queda mucho por hacer: consolar a los demás.

Lo que distingue al hombre de otros animales son las preocupaciones financieras.

En arte, no hacer nada como los otros; en moral hacer como todo el mundo.

Todo es bello, o tiene su belleza. Hay que hablar de un cerdo como de una flor.

Pereza no es más que el hábito de descansar antes de que te canses.

El humorista es un hombre de buen mal humor.

El fracaso no es nuestro único castigo por la pereza; está, también, el éxito de los demás.

Cuanto más se lee, menos se imita.

Si viviera otra vez, quisiera que la vida fuera como ha sido hasta hoy, solo que abriría un poco más los ojos.

Desconozco si Dios existe, pero sería mejor para su reputación que no existiera.

Hay personas que no saben perder su tiempo solas y se convierten en el flagelo de las personas que trabajan.

No se muere mas que una vez, y es para mucho tiempo.

No hay amigos, solo hay momentos de amistad.

Si de una discusión pudiese salir la menor verdad, se discutiría menos.

Que los jovenes de ahora no se hagan ilusiones; nacidos cincuenta años atrás, habrían pensado y obrado exactamente igual que sus abuelos, es decir, que todo el mundo de entonces.

A menos que haya complicaciones, está a punto de morir.

Comer bien, dormir bien, ir donde se desea, permanecer donde interese, no quejarse nunca y, sobre todo, huir como de la peste de los principales monumentos de la ciudad.

No perdonamos jamás más que a aquellos que tenemos interés en perdonar.

Nuestra crítica consiste en reprochar a los demás el no tener las cualidades que nosotros creemos tener.

La conversación deberia tocar todas las cosas, pero no detenerse en ninguna.

La vejez existe cuando se empieza a decir: nunca me he sentido tan joven.

Amo la soledad incluso cuando estoy solo.

No soy sincero, incluso cuando digo que no lo soy.

Me asombran y me divierten las personas que quieren seguir reglas, pues en la vida sólo las cosas excepcionales merecen la pena.

Es una cuestión de limpieza; hay que cambiar de opinión como de camiseta.

No es qué edad tienes, pero como eres viejo.

Estupidez humana. Humana sobra, realmente los únicos estúpidos son los hombres.

Oficio curioso el de la literatura: mientras menos se hace, mejor hay que hacerlo.