El boxeo es una celebración de la religión perdida de la masculinidad, más mordaz por su abandono.

Obviamente la imaginación es alimentada por las emociones más allá del control de la mente consciente.

Gallagher hablaba muy deprisa. Todo aquello pasaba muy deprisa, desequilibrándolo. Y no había tomado nada más fuerte que cerveza en toda la noche. Lo único que le pasaba era que Hazel Jones se le había subido un poco a la cabeza.

El boxeo se ha convertido en el teatro trágico de los Estados Unidos.

Yo diría, una de las cosas de ser una viuda o un viudo, realmente, realmente necesita un sentido del humor, porque todo va a desmoronarse.

Me siento atraído al fracaso. Siento como que estoy peleando con él constantemente en mi propia vida.

Durante la primera semana en la sala de montaje, a Rebecca le producía náuseas el olor, la rapidez del ritmo, el ruido. Ruido ruido ruido. Con tantos decibelios, el ruido no es sólo sonido, sino algo físico, visceral, como una corriente eléctrica que atraviesa el cuerpo.

El amor trata de dos cosas - los cuerpos y las palabras.

Asusta, corta la respiración, cada vez con más fuerza. El corazón se acelera para mantener el paso. El cerebro echa a correr, pero sin ir a ningún sitio. No es posible pensar de manera coherente. Los pensamientos se derraman como las cuentas de una sarta rota...

La desesperación es una enfermedad del espíritu, del yo, y puede adoptar, en consecuencia, tres formas: la desesperación de no ser consciente de tener un yo; la desesperación de no querer ser uno mismo; la desesperación de querer ser uno mismo. SØREN KIERKEGAARD, La enfermedad mortal La muerte de una hermosa niña de.