Muchos viajes continúan mucho después de que el movimiento en el tiempo y en el espacio hayan cesado.

Cuando uno sabe que un amigo está cerca, no va a verlo. Y cuando se va, uno se tira de los pelos por no haber ido a visitarlo.

El hombre es el único zorro que instala una trampa, le pone una carnada y luego mete la pata.

Un viaje es como un matrimonio. La forma segura de equivocarse es pensar que lo controlas.

Su sueño del futuro seguía siendo real e indestructible, había dicho «iré» y esto hacía también realidad la partida. Decidir marcharse y decirlo era como estar a medio camino.

Acaso el mejor conversador del mundo es aquel que ayuda a hablar a los demás.

Quizá todos tienen miedo de los demás en este condenado mundo.

El arte del descanso es una parte del arte de trabajar.

Cuando un hombre dice que no quiere hablar de algo, suele significar generalmente que no puede pensar en nada más.

De todos los animales de la creación el hombre es el único que bebe sin tener sed, come sin tener hambre y habla sin tener nada que decir.

No se necesita valor para hacer una cosa cuando es lo único que puedes hacer.

Los seres humanos tienen a veces más ponzoña que las serpientes.

No hay espíritu más desprendido en el mundo que el de un pobre a quien de pronto favorece la fortuna.

Una ciudad se parece mucho a un animal. Tiene un sistema nervioso, una cabeza, unos hombros y unos pies. Está separada de las otras ciudades, de tal modo que no existen dos idénticas. Y es además un todo emocional.

Porque se dice que los humanos no se satisfacen jamás, que se les da una cosa y siempre quieren algo más. Y se dice esto con erróneo desprecio, ya que es una de las mayores virtudes que tiene la especie y que la hace superior a los animales que se dan por satisfechos con lo que tienen.

El poder no corrompe. El miedo corrompe... tal vez el miedo de una pérdida del poder.

Siempre hay que tratar en cosas de las que haya poca abundancia.

No existe el pecado y no existe la virtud. Solo hay lo que la gente hace.

Se dice que los humanos no se satisfacen jamás, que se les da una cosa y siempre quieren algo más. Y se dice esto con erróneo desprecio, ya que es una de las mayores virtudes que tiene la especie y la que la hace superior a los animales que se dan por satisfechos con lo que tienen.

Puedes saber esto: teme el momento en que el hombre deje de sufrir y morir por un concepto, porque esta cualidad es el hombre mismo, y lo que le diferencia en el conjunto del universo.

Por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca pública, puede medirse la cultura de un pueblo.

Es una experiencia común que el problema que parece difícil de noche se resuelve en la mañana después de que el comité del sueño haya trabajado en él.

Yo nunca he hecho nada que no tuviera alguna parte de pecado.

A menos que un crítico tenga el coraje de darte una alabanza no calificada, Yo digo que ignores al bastardo.

Las ideas son como los conejos. Usted obtiene un par, aprende a cuidarlos, y muy pronto tendrá una docena.

Es curioso lo lejana que resulta una desgracia cuando no nos atañe personalmente.

Cuando somos niños, somos el centro de todo. Todo ocurre para nosotros. Las demás personas son sólo fantasmas que se nos suministran para que hablemos con ellas. Pero cuando crecemos ocupamos el lugar que nos corresponde y adquirimos nuestro verdadero tamaño y forma. Se establece un intercambio entre nosotros y los demás.

Nadie quiere consejos - sólo corroboración.

Me parece que si que tenemos que elegir entre dos corrientes de pensamiento o acción, debemos recordar nuestra muerte y tratar así de vivir para que nuestra muerte no traiga ningún placer en el mundo.

Un viaje es como una persona en sí misma; no hay dos que sean iguales. Y todos los planes, las medidas de seguridad, la vigilancia, y la coerción son infructuosos. Encontramos que después de años de lucha, nosotros no hacemos un viaje; un viaje nos lleva a nosotros.

Bajo su caparazón de cobardía, el hombre aspira a la bondad y quiere ser amado. Si toma el camino del vicio, es que ha creído tomar un atajo que le conduciría al amor.

La profesión de escribir libros hace que las carreras de caballos parezcan un negocio sólido y estable.

Un alma triste puede matar más rápido que un germen.

La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria.