La actitud determina la elección, y la elección determina los resultados.

Cuida tu cuerpo. Es el único lugar que tienes para vivir.

Las paredes que construimos a nuestro alrededor para mantener fuera la tristeza, también impiden que entre la alegría.

La felicidad no es algo que se pospone para el futuro; es algo que se diseña para el presente.

El aprendizaje es el comienzo de la riqueza. El aprendizaje es el comienzo de la salud. El aprendizaje es el comienzo de la espiritualidad. En la búsqueda del aprendizaje es donde comienza todo el proceso milagroso.

La educación formal te hará vivir; la autoeducación te dará fortuna.

La madurez es la capacidad de cosechar sin disculparse ni quejarse cuando las cosas no van bien.

Si no te gusta cómo son las cosas, cámbialas.

El éxito es hacer cosas ordinarias extraordinariamente bien.

No puedes cambiar tu destino de la noche a la mañana, pero sí puedes cambiar tu dirección inmediatamente.

Aunque el orgullo no es una virtud, es padre de muchas de ellas.

No traiga su necesidad en el mercado, lleve su habilidad. Si no se siente bien, dígaselo a su médico, pero no el mercado. Si usted necesita dinero, vaya al banco, pero no al mercado.

Debes tomar responsabilidad personal. No puedes cambiar las circunstancias, las estaciones o el viento, pero te puedes cambiar a ti mismo. Eso es algo de lo que debes hacerte cargo.

Las cosas buenas que construímos terminan construyéndonos.

Las cosas de las que no me sentía sino absolutamente seguro hace unos cuantos años, ya no las creo ahora. Este pensamiento me hace ver más claramente que tan tonto sería esperar que todos los hombres estuvieran de acuerdo conmigo.

El carácter no es algo con lo que uno nace y no se puede cambiar, como sus huellas digitales. Es algo con lo que uno no nace, y debe asumir la responsabilidad de formarlo.

La felicidad no es algo que pospones para el futuro; es algo que diseñas para el presente.

El éxito no se persigue; es atraído por la persona en la que te has convertido .

Invierte tiempo en recopilar el pasado, para poder aprender de tu experiencia e invertirla en el futuro.

El éxito no es mágico ni misterioso. El éxito es la consecuencia natural de aplicar consistentemente los fundamentos básicos.

Parte de tu herencia en esta sociedad es la oportunidad de lograr la independencia financiera.

Las palabras hacen dos cosas importantes: proporcionan alimento para la mente e iluminan la comprensión y la conciencia.

La afirmación sin disciplina es el principio de engaño.

Si alguien va por el camino equivocado, no necesita motivación para acelerar. Lo que él necesita es educación para darse la vuelta.

O diriges el día o el día te dirige a ti.

Que otros lleven vidas pequeñas, pero no tú. Que otros discutan sobre cosas pequeñas, pero no tú. Que otros lloren sobre pequeñas heridas, pero no tú. Que otros dejen su futuro en manos de otra persona, pero no tú.

La labor da a luz las ideas.

Para que las cosas cambien, tú tienes que cambiar.

El fracaso no es el único evento cataclísmico. No fracasas durante la noche. Por el contrario, el fracaso son unos pocos errores de juicio que se repiten cada día.

El aprendizaje es el comienzo de la riqueza. El aprendizaje es el comienzo de la salud. El aprendizaje es el comienzo de la espiritualidad. Buscando y aprendiendo es como comienza todo el proceso milagroso.

Los muros que construimos alrededor de nosotros para no dejar entrar a la tristeza también impide que entre la alegría.

La educación formal le hará ganarse la vida; la educación autodidacta le hará ganarse una fortuna.

El éxito es un progreso constante hacia las metas personales.

Dale a lo que sea que estés haciendo y a quien sea que esté contigo el regalo de tu atención.

Trabaja más duro en ti mismo de que lo que lo haces en tu profesión.

Un buen objetivo del liderazgo es ayudar a quienes les va mal a tener éxito y ayudar a quienes tienen éxito a tener aún más éxito.

El éxito no es nada más que unas simples disciplinas, practicadas todos los días.

Si no diseñas tu propio plan de vida, lo más probable es que caigas en el plan de otra persona. ¿Y adivina lo que esta tiene planeado para ti? No mucho.

La mayor razón para alcanzar una meta es lo que le supone a uno llegar a ella. Lo que le supone a uno constituirá siempre un valor mucho mayor que el que se obtenga.

Si no te agradan cómo están las cosas, ¡cámbialas! No eres un árbol.

El tiempo vale más que el dinero. Puedes conseguir más dinero, pero no puedes conseguir más tiempo.

El fracaso es simplemente unos pocos errores de juicio, repetidos cada día.