No tengo una religión. Creo en un Dios. No sé como es, pero es mi Dios. Mi propia interpretación de lo sobrenatural.

Una relación no me va hacer sobrevivir. Es el postre al final.

Mi mejor consejo como anfitriona es tener buena comida y muy buena música.

Quiero ver más a mis amigos y viajar más.

Una tradición que tengo con mis amigas es que cuando una de nosotras se casa, tenemos un montón de aceites aromatizados y bonitas botellas en la fiesta de despedida de soltera. Todo el mundo pone una o dos gotas en una botella para la novia y pide un deseo, y la novia lleva nuestra creación en el día de su boda.

Creo que es una buena relación de colaboración.

Es triste, cuando algo llega a su fin. De alguna forma te abre, te abre al sentimiento.

¿Dónde estarías sin amigos? ¿La gente te recoge cuando necesitas que te levanten? Venimos de hogares lejos de ser perfectos, así que terminas siendo casi padre y hermano de tus amigos - tu propia familia elegida. No hay nada como un amigo muy leal, confiable, bueno. Nada.

La vida puede ser dramática y divertida, todo en el mismo día.

El matrimonio es maravilloso.

Me dijeron que evitara copletamente el negocio por el rechazo. La gente me decía '¿No quieres tener un trabajo normal y una familia normal?' Supongo que sería buen consejo para algunas personas, pero yo quería actuar.

El mejor olor del mundo es el del hombre que amas.

Creo que es importante tener un cierre en cualquier relación que se termine - sea una relación romántica o una amistad. Uno deberá tener siempre un sentido de claridad al final y saber por qué empezó y por qué se terminó. Uno lo necesita en su vida para pasar limpiamente a su siguiente etapa.

El divorcio de mis padres me dejó con mucha tristeza y dolor, y actuar, sobre todo el humor, era mi manera de lidiar con todo eso.