En todas las épocas los pequeños han tenido que expiar las tonterías de los grandes.

Tenga cuidado, durante el tiempo que vivas, de juzgar a los hombres por su apariencia exterior.

La suerte siempre tiene la culpa.

La tristeza se aleja sobre las alas del tiempo.

Una persona a menudo se encuentra con su destino en el camino que tomó para evitarlo.

Desde la distancia es algo; y desde la cercanía no es nada.

¡Ay, amor! Cuando tú te has adueñado de nosotros, muy bien podemos decir: Adiós, prudencia.

El verdadero amor es rara, pero la amistad verdadera es más rara.

La amistad, como la sombra vespertina, se ensancha en el ocaso de la vida.

La desdicha es el vínculo más estrecho de los corazones.

A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo.

Nadie tiene dominio sobre el amor, pero el amor domina todas las cosas.

Hay que beneficiar tanto como se pueda a todo el mundo; a menudo podemos necesitar de entre nosotros al más inferior.

El hambre, la ocasión, la hierba fresca y, tal vez, algún demonio que me pudo empujar...

La avaricia lo pierde todo por quererlo todo.

Por el trabajo uno conoce al trabajador.

Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda.

En todas las épocas, los pequeños han tenido que expiar por las tonterias de los grandes.

Una persona a menudo encuentra su destino en el camino que tomó para evitarlo.

Todo adulador vive a expensas de quien lo escucha.

La mayor desgracia es merecer la desgracia.

La muerte nunca toma al hombre sabio por sorpresa, él siempre está listo.

La sabiduría es un tesoro que nunca causa entorpecimiento.

El trabajo es el único capital no sujeto a quiebras.

La amistad es la sombra de la noche, que aumenta con la puesta del sol de la vida.

La paciencia y el tempo hacen más que la fuerza y la violencia.

Asegúrate, mientras vivas, de juzgar a los hombres por su aspecto exterior.

La imaginación tiene sobre nosotros mucho más imperio que la realidad.

Cosa dulce es un amigo verdadero; bucea en el fondo de nuestro corazón inquiriendo nuestras necesidades. No ahorra el tener que descubrirlas por nosotros mismos.

Lo bello nos atrae, despreciamos lo útil; y lo bello muchas veces nos pierde.

Por su obra se conoce al artesano.

Cualquier poder, si no se basa en la unión, es débil.

De nada sirve el correr; lo que conviene es partir a tiempo.

Ningún camino de flores conduce a la gloria.

La vergüenza de confesar el primer error, hace cometer muchos otros.

Nada domina al amor, y el amor domina todas las cosas.

Es imposible complacer a todo el mundo y al propio padre.

Deja que la ignorancia hable como quiera, el aprendizaje tiene su valor.

Las personas que hacen poco ruido son peligrosas.

Nada hay más peligroso que un amigo ignorante; es mejor un enemigo razonable.

Engañar al que engaña es doblemente entretenido.

La tristeza se va volando en las alas del tiempo.

Nada más peligroso que un ignorante amigo; mejor sería un sabio enemigo.

Habilidad, fuerza, astucia, engaño, todo está permitido en materia de amor.

No hay nada más peligroso que un amigo indiscreto; es a veces preferible un enemigo prudente.