En el momento en que dudas si puedes volar, dejas para siempre de poder hacerlo.

Siempre es así. Todo son celos de la novia y que le vaya bien al muerto.

El momento en que dudas si puedes volar, dejas de poder hacerlo para siempre.

Sabes que no debes dejar escapar las preciosas horas del día. Sí, pero algunas son preciosas precisamente porque dejamos que se nos escapen.

Nunca comprendemos lo poco que necesitamos en este mundo hasta que conocemos la pérdida de ello.

Nunca atribuyas a un adversario motivaciones más viles que las tuyas.

Nunca digo adiós, porque un adiós significa irse e irse significa olvidar.

Nosotros también hemos estado allí y aún recordamos el murmullo de las olas, aunque no volveremos a desembarcar jamás.

La vida es una larga lección de humildad.

Los sueños sí se hacen realidad si solo deseamos lo suficiente. Puedes tener cualquier cosa en la vida si sacrificarás cualquier otra cosa por ello.

Podríamos hacer una nueva regla: intentar siempre ser más amables de lo necesario.

La fuerza en vez de ser el niño saludable de la pasión, crece luchando y sometiéndolos.

La vida de cada hombre es un diario en el que trata de escribir una historia pero escribe otra.

Nunca entendemos lo poco que necesitamos de este mundo hasta que nos damos cuenta que lo hemos perdido.

El modo en el que le otorgaron el poder de volar fue este: todas le hicieron cosquillas en los hombros y pronto sintió un divertido cosquilleo en esa parte, y entonces se alzó más y más alto y salió volando fuera de los jardines y sobre los tejados de las casas.

Una mujer puede ser todo lo que el hombre que la ama quiere que sea.

Si tienes amor, no necesitas nada más; y si no lo tienes, no importa demasiado qué más tengas.

No soy tan joven como para saberlo todo.