Cuando estés enfermo, mira primero tu columna vertebral.

La naturaleza obra sin maestros.

La ociosidad y la falta de ocupación tienden a ser arrastradas, hacia el mal.

La principal virtud que puede tener el lenguaje es la claridad, y nada le resta tanto como el uso de palabras desconocidas.

Descansa tan pronto como haya dolor.

Muchos admiran, pocos saben.

Los opuestos son curas para los opuestos.

El médico debe tener a su disposición un cierto ingenio, ya que la enfermedad es repulsiva tanto para los sanos como para los enfermos.

El alma humana se desarrolla hasta el momento de la muerte.

El médico trata, pero la naturaleza sana.

Todas las partes del cuerpo que tienen una función, si se usan con moderación y se ejercitan en labores en las que están acostumbradas, se vuelven sanas, bien desarrolladas y envejecen más lentamente, pero si no se usan se vuelven propensas a enfermarse, tienen un crecimiento defectuoso y envejecen rápidamente.

Caminar es la mejor medicina de un hombre.

La vida es corta, el arte largo.

Donde hay amor por la medicina, hay amor por la humanidad.

Aquello que se usa, se desarrolla. Lo que no se usa se desperdicia.

Las formas de las enfermedades son muchas y la curación de ellas es múltiple.

La función de proteger y desarrollar la salud debe ser incluso superior a la de restaurarla cuando está deteriorada.

Es mucho más importante saber qué persona tiene la enfermedad que qué enfermedad tiene la persona.

El deporte es preservador de la salud.

Divina es la tarea de aliviar el dolor.

Así como la comida causa enfermedades crónicas, también puede ser la cura más poderosa.

Los médicos, muchos lo son de hecho, y muy pocos de derecho.

Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.

La ciencia es la madre del conocimiento, pero la opinión engendra ignorancia.

Tonto el médico que desprecia el conocimiento adquirido por los antiguos.

Los ancianos tienen menos enfermedades que los jóvenes, pero sus enfermedades nunca los abandonan.

Quien desee investigar medicina debe proceder de la siguiente manera: En primer lugar, considerar las estaciones del año y el efecto que produce cada una de ellas.

El arte es largo, la vida breve, la ocasión fugitiva, la experiencia falaz, el juicio dificultoso. No basta que el médico haga por su parte cuanto debe hacer, si por otro lado no concurren al mismo objeto, los asistentes y demás circunstancias exteriores.

Los jóvenes de hoy no parecen tener respeto alguno por el pasado ni esperanza alguna para el porvenir.

Declara el pasado, diagnostica el presente, pronostica el futuro. Practica estos actos.

Saber realmente es ciencia; simplemente creer que sabes, es ignorancia.

Cura a veces, trata con frecuencia, consuela siempre.

Es mejor no aplicar ningún tratamiento en casos de cáncer oculto; porque si se trata (mediante cirugía), los pacientes mueren rápidamente; pero si no son tratados, se mantienen durante mucho tiempo.

Cualquiera que desee estudiar medicina debe dominar el arte del masaje.

La vida es corta; el arte, largo; la ocasión, fugitiva; la experiencia, engañosa; el diagnóstico, siempre difícil.

Los hombres piensan que la epilepsia es divina, simplemente porque no la entienden. Algún día comprenderemos qué la causa y luego dejaremos de llamarla divino. Y así es con todo en el universo.

La fuerza de curación natural dentro de cada uno de nosotros es la mayor fuerza a mejorar.

Un médico sin conocimiento de astrología no tiene derecho de llamarse así mismo médico.

Quien quiera adquirir un conocimiento competente de la medicina, debe poseer las siguientes cualidades: una disposición natural, instrucción en un lugar favorable para el estudio, un estudio temprano, amor por el trabajo y ocio.

El que desea ser cirujano debería ir a la guerra.

El paciente debe combatir la enfermedad junto con el médico.

Las cosas que son santas se revelan solo a los hombres que son santos…

La guerra es la mejor escuela del cirujano.

Hay una circulación común, una respiración común. Todas las cosas están relacionadas.

Estudia bien la columna vertebral, ya que muchas enfermedades están relacionadas con la columna vertebral.

La ansiedad: una dolencia difícil. El paciente cree tener por dentro algo parecido a una espina, algo que le pincha las vísceras, y las náuseas lo atormentan.

Todo en exceso se opone a la naturaleza.

La oración, de hecho, es buena, pero al invocar a los dioses, un hombre debería echar una mano.

El vino es un artículo apropiado para la humanidad, tanto para el cuerpo sano como para el hombre enfermo.