Una sola conversación a través de la mesa con un hombre sabio es mejor que diez años en mero estudio de libros.

La gente demanda libertad solo cuando no tiene poder.

No mires tristemente hacia el pasado, no va a volver de nuevo. Sabiamente mejora el presente, es tuyo. Sal a conocer el sombrío futuro sin miedo y con el corazón varonil.

Si pudiéramos leer la historia secreta de nuestros enemigos encontraríamos en la vida de cada hombre el dolor y el sufrimiento suficientes para desarmar toda hostilidad.

Las alturas alcanzadas y mantenidas por grandes hombres no fueron logradas por un vuelo repentino, sino que, mientras sus compañeros dormían, ellos se esforzaban por subir durante la noche.

El ocaso de una gran esperanza es como el ocaso del sol: con ella se extingue el esplendor de nuestra vida.

La música es el lenguaje universal de la humanidad.
El pensamiento saca al hombre de su servidumbre, hacia la libertad.

Cada hombre tiene sus penas secretas que el mundo no conoce; y muchas veces llamamos a un hombre frío cuando sólo está triste.

Cuanto más cerca está la aurora, más negra es la noche.

En carácter, en comportamiento, en estilo, en todas las cosas, la suprema excelencia es la sencillez.

La perseverancia es un gran elemento del éxito. Si sólo golpeas lo suficiente y bastante fuerte a la puerta, asegúrate de despertar a alguien.

El amor por el aprendizaje, los rincones secuestrados, y toda la dulce serenidad de los libros.

La clave del éxito depende sólo de lo que podamos hacer de la mejor manera posible.

Pues su corazón estaba en su obra, y el corazón da gracia a toda arte.

Todas las cosas deben cambiar a algo nuevo, a algo extraño.

¡No habléis nunca de un afecto malgastado! Un afecto jamás fue baldío.

No confíes en el futuro por más placentero que sea. Deja que el tiempo pasado entierre a sus muertos. Actúa en el presente. Recuerda que si tú te ayudas, Dios te ayudará.

Pues la edad es una oportunidad nada menos que la juventud en sí misma, aunque en otro vestido, y como la tarde crepuscular se va descolorando. Lejos, el cielo está lleno de estrellas, invisibles durante el día.

La fuerza de la crítica reside en la debilidad de lo criticado.

En cada vida debe caer alguna lluvia.

Nos juzgamos a nosotros mismos por lo que no nos sentimos capaces de hacer, mientras que los demás nos juzgan por lo que hemos hecho.

No hables de afecto perdido, el afecto nunca es en vano.

La vida de un hombre consiste no en ver visiones y soñar sueños, sino en caridad activa y servicio dispuesto.

Por lo tanto, confía en tu corazón, y en aquello que los demás llaman ilusiones.

Los barcos que pasan en la noche y se hablan entre sí al pasar, sólo una señal que se muestra, y una voz lejana en la oscuridad; así en el océano de la vida, pasamos y nos hablamos entre sí, sólo una mirada y una voz, luego la oscuridad otra vez y un silencio.

Los hombres de genio son a menudo embotados e inertes en la sociedad; como el meteorito ardiente, cuando desciende a la tierra, es sólo una piedra.

Las vidas de grandes hombres nos recuerdan que podemos hacer nuestra vida sublime y, al salir, dejar detrás de nosotros, huellas en las arenas del tiempo.

Sin importar como las cosas puedan parecer, ninguna cosa mala es éxito y ninguna cosa buena es fracaso.