La expectación es un tiempo de aprendizaje. Cuanto más esperamos, más escuchamos sobre él a quien estamos esperando.

El amigo que puede ser silencioso con nosotros en un momento de desesperación o confusión, que puede permanecer con nosotros en una hora de dolor y aflicción, que puede tolerar el no saber... el no curar, el no aliviar... ese es un amigo que se preocupa por nosotros.

La gran trampa en nuestra vida no es el éxito, la popularidad o el poder, sino el autorechazo.

En el amor verdadero, la distancia más pequeña es demasiado grande, y sobre la distancia más larga se pueden construir puentes.

Los verdaderos enemigos de nuestra vida son 'debería' y los ' si. ' Ellos nos tiran hacia atrás en el pasado inalterable y hacia adelante en el futuro imprevisible. Pero la vida real ocurre en el aquí y ahora.

Aprender a ser paciente no es rebelarse contra cada dificultad.

¿Ofrecí la paz hoy? ¿Traje una sonrisa a la cara de alguien? ¿He dicho palabras sanadoras? ¿Abandoné mi enojo y mi rencor?.¿Perdoné? ¿Amé? Estas son las preguntas reales. Debo confiar en que el poco amor que siembre ahora dará muchos frutos, aquí en este mundo y en la vida venidera.

La amistad siempre ha pertenecido a la base de mi camino espiritual.

Cuando nos preguntamos sinceramente cuál es la persona en nuestras vidas significa más para nosotros, a menudo encontramos que es aquella que, en lugar de ofrecer consejos, soluciones o curas, ha escogido compartir nuestro dolor y acariciar nuestras heridas con una mano cálida y tierna.

Los frutos de tu trabajo podrían ser cosechados dos generaciones a partir de ahora. Confía, incluso cuando no veas los resultados.

La oración es la manera más concreta de tener a Dios en nuestro hogar.

Nuestra gloria está oculta en nuestro dolor, si permitimos a Dios traer el regalo de sí mismo a nuestra experiencia de ello.

La soledad es el lugar donde podemos conectar con vínculos profundos que son más profundos que los vínculos de emergencia de miedo e ira.