Si estás haciendo tu mejor esfuerzo, no tendrás tiempo para preocuparte por las fallas.

Nunca te rindas en lo que realmente quieres hacer. La persona con grandes sueños es más poderosa que la que sabe todo.

Ten cuidado con las personas que te dicen lo honestas que son.

Casarse con un viejo solterón es como comprar muebles de segunda mano.

Nunca te cases con alguien con la esperanza de que cambie más adelante.

La oportunidad se deja alcanzar sólo por quienes la persiguen.

Dile a tu pareja al menos una vez al día, lo sensacional que es y lo que la amas.

No trabajes por el reconocimiento, pero si trabaja para ser digno de reconocimiento.

Ten grandes pensamientos, pero disfruta de los placeres pequeños.

Elige el compañero de tu vida con cuidado. De esta decisión vendrá el 90 por ciento de tu felicidad o tu desdicha.

La esperanza es la alfombra mágica que nos transporta del momento presente al reino de las posibilidades infinitas.

Nuestro carácter es lo que hacemos cuando pensamos que nadie nos está mirando.

A veces el corazón ve lo que es invisible a los ojos.

Estamos constantemente esforzándonos para conseguir el éxito, la fama y la comodidad, cuando todo lo que realmente necesitamos para ser felices es tener alguien o algo que nos entusiasme.

Amor es cuando la felicidad de la otra persona es más importante que la tuya.

Ve todo desvío como oportunidad para experimentar cosas nuevas.

A pesar de que podamos perder el entusiasmo, nunca debemos perder la esperanza.

Cultiva el éxito a base del servicio a los demás, no a expensas de los demás.

Nunca prives a alguien de la esperanza; podría ser todo lo que tienen.

El éxito es conseguir lo que quieres. Felicidad es disfrutar lo que tienes.

Nunca olvides los tres potentes recursos que siempre tienes a tu disposición: amor, oración y perdón.

Para la mayoría de nosotros, la sabiduría se adquiere en la maraña de la experiencia y generalmente nos encuentra en algún lugar del camino si es que vivimos lo suficiente. Pero es mejor más pronto que más tarde.

Mide tu riqueza por lo que te quedaría si perdieras todo tu dinero.

Cuando no se puede cambiar la dirección del viento, simplemente ajustar las velas.

Pregúntale a una persona mayor que respetas para que te diga su remordimiento más grande.

Debes tomar medidas ahora que te muevan hacia tus objetivos. Desarrolla un sentido de urgencia en tu vida.

Siempre se puede saber cuando una persona está bien informada. Sus opiniones son más o menos similar a las de uno.

Encuentra un empleo que te guste y añade cinco días a cada semana.

La esperanza no es un lugar de descanso sino un punto de partida: un cacto, no un cojín.

Vive de tal manera que, cuando tus hijos piensen en justicia, cariño e integridad, piensen en ti.

Recuerde que las personas más felices no son ésos que consiguen más, sino los que dan más.

El amor es cuando la felicidad de otra persona es más importante que la tuya propia.

Recuerda que un gesto de amistad, no importa cuán pequeño, siempre es bienvenido.

Recuerda que ninguna relación es una total pérdida de tiempo. Siempre puedes aprender algo sobre tí mismo.

No le quites el ojo a tus finanzas.

En los negocios o en la vida, no sigas demasiado de cerca las pistas de carro.

A los conocidos los vemos, disfrutamos con ellos y los podemos abandonar fácilmente, pero la amistad echa raíces profundas.

Las personas toman diferentes caminos en busca de realización y felicidad. Solo porque no están en tu camino no significa que están perdidos.

Recuerde que los grandes cambios en la vida raramente nos advierten por anticipado.

Recuerda que crear un matrimonio exitoso es como la agricultura: cada mañana tienes que empezar de nuevo.

Recuerda que las antigüedades más valiosas son amigos estimados desde hace mucho.

Preguntáte si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana.

El amor maduro es sereno y sostenible; una celebración de compromiso, compañerismo y confianza.