Un beso legal nunca vale tanto como un beso robado.

Aquello que se ama con violencia acaba siempre por matarle a uno.

Cuando se es valiente, esto no ocurre ni ante un ataque, ni ante la muerte inevitable, ni ante todas las formas conocidas de peligro: ocurre en ciertas circunstancias anormales, bajo ciertas influencias misteriosas frente a riesgos vagos. El.

Nuestro gran tormento en la vida proviene de que estamos solos y todos nuestros actos y esfuerzos tienden a huir de esa soledad.

La realidad implacable me conduciría al suicidio si el sueño no me permitiese esperar.

Es mejor ser infeliz en el amor que infeliz en el matrimonio, pero algunas personas logran serlo en ambas situaciones.

El verdadero miedo es como una reminiscencia de los terrores fantásticos de antaño. Un.

Nuestra memoria es un mundo más perfecto que el universo: le devuelve la vida a los que ya no la tienen.

Cualquier cosa que se quiere decir sólo hay una palabra para expresarla, un verbo para animarla y un adjetivo para calificarla.

Es evidente que la soledad resulta peligrosa para las mentes que piensan demasiado. Cuando permanecemos solos durante mucho tiempo, poblamos de fantasmas el vacío.

El patriotismo es el huevo de donde nacen las guerras.

Su locura, su idea, estaba allí, en aquella cabeza obstinada, torturante, devoradora. Se comía el cuerpo poco a poco. Ella la invisible, la impalpable, la inalcanzable, la inmaterial idea minaba la carne, bebía la sangre, apagaba la vida.

Seguramente la soledad es peligrosa para las inteligencias que trabajan demasiado. Necesitamos tener a nuestro alrededor otras personas que nos comuniquen sus pensamientos. La soledad prolongada puebla de visiones fantasmales el vacío.

Es evidente que la soledad resulta peligrosa para las mentes que piensan demasiado.

El hombre que ama con normalidad bajo el sol, adora frenéticamente bajo la luna.