Nada más hipócrita que la eliminación de la hipocresía.

Creo que los animales ven en el hombre un ser igual a ellos que ha perdido de forma extraordinariamente peligrosa el sano intelecto animal, es decir, que ven en él al animal irracional, al animal que ríe, al animal que llora, al animal infeliz.

En el verdadero amor, es el alma quien envuelve al cuerpo.

Especialmente aquellos que se llaman «los buenos», encontré que ellos eran las moscas más venenosas de todas: clavan el aguijón con toda inocencia, mienten con toda inocencia; ¡cómo serían capaces de ser justos conmigo!

El arte es la tarea propia de la vida.

La manera más desagradable de replicar en una polémica es la de enojarse y la de callar, pues el agresor interpreta ordinariamente el silencio como un desprecio.

Todo el que disfruta cree que lo que importa del árbol es el fruto, cuando en realidad es la semilla. He aquí la diferencia entre los que creen y los que disfrutan.

Yo necesito compañeros, pero compañeros vivos; no muertos y cadáveres que tenga que llevar a cuestas por donde vaya.

Todos los pozos profundos viven con lentitud sus experiencias: tienen que esperar largo tiempo hasta saber qué fue lo que cayó en su profundidad.

Todo idealismo frente a la necesidad es un engaño.

Si sólo se dieran limosnas por piedad, todos los mendigos hubieran ya muerto de hambre.

Odio las almas estrechas; sin bálsamo ni veneno; hechas sin nada malo ni bueno.

Hay muchas cosas que no quiero saber. La sabiduría marca límites hasta en el conocimiento.

No existen fenómenos morales, sino solamente una explicación moral de los fenómenos.

El camino a todas las cosas grandes pasa por el silencio.

Los pensamientos son las sombras de nuestros sentimientos.

Los libros para todos son siempre libros que huelen mal: el olor de las gentes pequeñas se adhiere a ellos. En lugares donde el pueblo come y bebe, e incluso donde rinde veneración suele heder. No debemos entrar a iglesias si queremos respirar aire puro.

Dormir no es arte pequeño: se necesita, para ello, estar desvelado el día entero.

Captar en lo q se ha escrito, el síntoma de lo q se ha callado.

La amistad redobla las alegrías y reduce a la mitas las penas.

Yo os enseño el superhombre. El hombre es algo que debe ser superado. ¿Qué habéis hecho para superarlo?

En el curso de la historia, los hombres vienen a ver que la necesidad de hierro es ni hierro ni necesario.

Tenemos arte para no morir de la verdad.

Hay almas esclavizadas que agradecen tanto los favores recibidos que se estrangulan con la cuerda de la gratitud.

Algunos hombres nacen póstumos.

El hombre filosófico tiene el presentimiento de que bajo esta realidad en la que vivimos y somos yace una segunda realidad muy distinta, es decir, que ella es una apariencia.

La política es el campo de trabajo para ciertos cerebros mediocres.

Se llama bueno al que quiere ser siempre el primero, pero también al que no quiere sobresalir en detrimento de nadie.

También suelen hacerse los amables contigo. Pero ésa fue siempre la astucia de los cobardes. ¡Sí, los cobardes son astutos!

No es la falta de amor, sino la falta de amistad que genera matrimonios infelices.

De tus venenos has extraído tu bálsamo, has ordeñado a tu vaca Tribulación, - ahora bebes la dulce leche de sus ubres. Y ninguna cosa malvada surgirá ya de ti en el futuro, a no ser el mal que surja de la lucha de tus virtudes.

El matrimonio acaba muchas locuras cortas con una larga estupidez.

Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos..

No es arte pequeño el de dormir: para llegar a dominarlo hay que pasarse todo el día despierto.

¡Es preferible no saber nada que saber mucho a medias!¡Es preferible ser un necio por propia cuenta que un sabio con arreglo a pareceres ajenos!

Admitir que la no-verdad es condición de la vida: esto significa, desde luego, enfrentarse de modo peligroso a los sentimientos de valor habituales; y una filosofía que osa hacer esto se coloca, ya sólo con ello, más allá del bien y del mal.

Sólo después de instituida la ley se puede hablar de "justicia" y de "injusticia".

Nuestro tesoro yace en la colmena de nuestro conocimiento. Estamos permanentemente yendo para allá, siendo por naturaleza insectos con alas y recolectores de miel de la mente.

Lo que no me mata, me fortalece.

Cada hombre es un ser distante de sí mismo.

El remordimiento es como la mordedura de un perro en una piedra: una tontería.

El cristianismo dio de beber veneno a Eros: éste, ciertamente, no murió, pero degeneró convirtiéndose en vicio.

¡Yo os conjuro, hermanos míos, permaneced fieles a la tierra y no creáis a quienes os hablan de esperanzas sobreterrenales! Son envenenadores, lo sepan o no. Son despreciadores de la vida, son moribundos y están, ellos también, envenenados, la tierra está cansada de ellos: ¡ojalá desaparezcan!

Cuanto más se eleva un hombre, más pequeño les parece a los que no saben volar.

En realidad, el descubrir que alguien corresponde a nuestro amor debería desilusionar al amante acerca del ser amado.

Las razas laboriosas encuentran una gran molestia en soportar la ociosidad.

No querer mortificar, no querer herir a nadie, puede ser lo mismo una muestra de justicia como de timidez.

En el dolor hay tanta sabiduría como placer; ambas son las dos grandes fuerzas conservadoras de la especie.

En algunos la castidad es una virtud, en muchos es casi un vicio.