Dale luz y la oscuridad desaparecerá por sí misma.

En el país de los ciegos el tuerto es el rey.

Tu biblioteca es tu paraíso.

La filosofía es una meditación de la muerte.

Para el hombre dichoso todos los países son su patria.

No saber nada es la vida más feliz.

El placer no es placer cuando arrastra consigo una mala fama y una conciencia acusadora.

Una parte del arte del bien hablar consiste en saber mentir con gracia.

Cuando tengo un poco de dinero me compro libros; y si queda algo me compro alimentos y ropa.

Hace uno bien en alabarse a sí mismo, cuando no encuentra otro apologista.

No hagas estima de ti por tu apersonamiento físico o los bienes que la fortuna te deparó, sino por tu prestancia moral o los bienes del alma.

Si sigues pensando en lo que quieres hacer o lo que esperas que pasará, no lo harás y no pasará.

El tiempo se lleva todo el dolor.

La felicidad consiste, principalmente, en conformarse con la suerte; es querer ser lo que uno es.

Nada es tan molesto y pedante como los juicios de los hombres de uno con otro.

La mujer es, reconozcámoslo, un animal inepto y estúpido aunque agradable y gracioso.

El colmo de la estupidez es aprender lo que luego hay que olvidar.

La sabiduría de este mundo es la madre y raíz de todos los males.

El que conoce el arte de vivir consigo mismo ignora el aburrimiento.

La envidia es inseparable de la felicidad.

La felicidad consiste principalmente en resignarse a su suerte, en querer ser lo que se es.

La felicidad consiste principalmente en conformarse con la suerte.

En el estudio no existe la saciedad.

La verdadera amistad llega cuando el silencio entre dos transcurre amenamente.

Moriré libre porque he vivido solo, moriré solo porque he vivido libre.

La locura es el origen de las hazañas de todos los héroes.

Las mujeres, no se puede vivir con ellas, no se puede vivir sin ellas.

Los zorros usan muchos trucos. Los erizos, sólo uno. Pero es el mejor de todos.

Reírse de todo es propio de tontos, pero no reírse de nada lo es de estúpidos.

Mejor es prevenir que curar.

La paz mas desventajosa es mejor que la guerra más justa.

Es sabiduría en la prosperidad, cuando todo está como tú no lo quisieras, a temer y sospechar lo peor.

Una buena gran parte del arte del bien hablar consiste en saber mentir con gracia.

Es el punto principal de la felicidad que un hombre está dispuesto a ser lo que es.

Llevad a un sabio a un banquete y lo perturbará o con lúgubre silencio o con preguntas fastidiosas. Introducidle en un baile y os parecerá, danzando, un camello.

No hay goce alguno de las cosas si no se comparten con otros.

Ciertamente no hay nada tan fatuo como la ignorancia combinada con la convicción de que uno sabe mucho.

Dulce es la guerra para los que no la han experimentado.

La gente cree que equivocarse es una desgracia; pero es mucho mayor no equivocarse.

Las grandes cosas con quererlas basta, la culpa es de la brevedad de la vida que no basta a la magnitud del asunto.

Cuanto más perfecto es el amor, mayor es la locura, y mayor la felicidad.