Al considerar los diversos medios para desarrollar mas compasión, creo que la empatía es un factor importante. La capacidad para apreciar el sufrimiento del otro. Tradicionalmente.

Una mente en calma trae fuerza interior y confianza en uno mismo, por eso es muy importante para la buena salud.

Aunque es difícil determinar la base física o la ubicación de la conciencia, es quizás la cosa más preciosa oculta en nuestros cerebros. Y es algo que el individuo solo puede sentir y experimentar. Cada uno de nosotros lo valora mucho, pero es privado.

Con el fin de llevar a una acción positiva que debemos desarrollar aquí una visión positiva.

Elija ser optimista, se sentirá mejor.

Como las emociones son estados mentales, el método para manejarlas debe venir de adentro nuestro. No existe otra alternativa. No pueden ser liberadas por técnicas externas.

Las raíces de toda bondad se encuentran en el suelo de la apreciación del bien.

Cuando hablas sólo estás repitiendo algo que ya sabes. Pero si escuchas, puede que aprendas algo nuevo.

La compasión no es un asunto religioso, es negocio humano, no es lujo, es esencial para nuestra propia paz y estabilidad mental, es esencial para la supervivencia humana.

La mente tranquila aporta fortaleza interna y confianza en uno mismo, por lo que es muy importante para una buena salud.

Encuentro esperanza en el más oscuro de los días, y me centro en lo más brillante. No juzgo el universo.

Acepta, no es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.

Hay un dicho tibetano, “la tragedia debe ser utilizada como una fuente de fortaleza.” No importa qué tipo de dificultades tengamos, cómo de dolorosa sea la experiencia, si perdemos nuestra esperanza, ese es nuestro verdadero desastre.

La amistad sólo puede tener lugar a través del desarrollo del respeto mutuo y dentro de un espíritu de sinceridad.

No podemos superar la cólera y el odio simplemente suprimiéndolos. Necesitamos cultivar activamente los antídotos contra ellos: la paciencia y la tolerancia.

Solo el desarrollo de la compasión y comprensión de otros nos puede traer la tranquilidad y felicidad que todos buscamos.

Elige ser optimista, se siente mejor.

En cualquier caso, creo que cultivar los estados mentales positivos, como la amabilidad y la compasión, conduce decididamente a una mejor salud psicológica y a la felicidad.

Así pues, el primer paso en la búsqueda de la felicidad es aprender.

Ten en cuenta que el gran amor así como los grandes logros, requieren grandes riesgos.

Para realizar una acción positiva hay que mantener una visión positiva.

Sólo existen dos días al año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente VIVIR.

La felicidad no es algo confeccionado. Viene de tus propias acciones.

Lo que más sorprende del hombre occidental, es que pierden la salud para ganar dinero, después pierden el dinero para recuperar la salud. Por pensar ansiosamente en el futuro, no disfrutan del presente ni del futuro. Y viven como si no tuviesen que morir nunca… y mueren como si nunca hubieran vivido.

El propósito de la vida es ser feliz.

Lo que más me sorprende del hombre occidental es que pierde la salud por ganar dinero, después pierde el dinero por ganar la salud. Y, de tanto pensar en el futuro, no disfruta del presente, por tanto no vive ni el uno ni el otro. Vive como si nunca hubiese de morir, y muere como si no hubiera vivido.

No podremos encontrar paz en el mundo hasta que no estemos en paz con nosotros mismos.

La acción de alguien no debería determinar tu respuesta.

La esencia de la vida espiritual está formada por nuestros sentimientos y nuestras actitudes hacia los demás.

Nunca se puede obtener la paz en el mundo exterior hasta que no estemos en paz con nosotros mismos.

Lo que somos se lo debemos al afecto. Los días de nuestra existencia ocurren gracias al cariño.

Algunas personas traviesas siempre ahí. Por varios de los últimos miles de años, siempre ahí. En el futuro, también.

Encuentro la esperanza en los días más oscuros y me concentro en los más brillantes. No juzgo al universo.

Mi objetivo es crear una sociedad feliz con amistad genuina. La amistad entre los pueblos tibetanos y chinos es muy esencial.

Debido a que todos compartimos este planeta Tierra, tenemos que aprender a vivir en armonía y en paz unos con los otros y con la naturaleza. Esto no es sólo un sueño, sino una necesidad.

El amor y la compasión son mis verdaderas religiones. Pero para desarrollarlas, no se necesita creer en ninguna religión.

Mi religión es muy simple. Mi religión es bondad.

El verdadero propósito de la vida es buscar la felicidad.

El aspecto es algo absoluto, pero la realidad no es así - todo es interdependiente, no absoluto. Entonces ese punto de vista es muy útil para mantener una paz interior porque el principal destructor de una mente en paz es el enfado.

Debido a la falta de principios morales, la vida humana se torna inútil. El principio moral, la veracidad, es un factor clave. Si perdemos eso, entonces no hay futuro.

Un corazón abierto es una mente abierta.

La apariencia es algo absoluto, pero la realidad no lo es. Todo es interdependiente, no absoluto.

El amor es la ausencia de juicio.

Juzga tu éxito por lo que tuviste que renunciar para conseguirlo.

La forma de cambiar las mentes de otros es a través del amor, no del odio.

A quien amas, dale alas para volar, raices para volver ... y motivos para quedarse.

Hablamos mucho de la paz, pero ésta sólo puede existir cuando el ambiente es propicio. Debemos crear esta atmósfera y para hacerlo debemos adaptar la actitud correcta. La paz, básicamente, debe nacer en nosotros mismos.

El hombre está dispuesto y preparado para soportar cualquier sufrimiento siempre y cuando pueda encontrarle un significado.

El enojo, el orgullo y la competencia son nuestros verdaderos enemigos.