El acto más valiente es pensar por ti mismo en voz alta.

¿Dónde se debe usar el perfume?” Preguntó una joven, “Dondequiera que uno quiera ser besada”.

La elegancia no consiste en ponerse un vestido nuevo.

La amabilidad no hace el trabajo, a menos que seas una gallina poniendo huevos.

Tal vez la culpa es la compañera más dolorosa de la muerte.

Sólo aquellos sin memoria insisten en su originalidad.

La moda siempre es el momento en que vives. Pero no es solo eso. El gran problema, el problema más importante, es rejuvenecer a las mujeres. Hacer que las mujeres se vean jóvenes. Entonces su perspectiva cambia. Se sienten más alegres.

Mi vida no me gustó, así que creé mi vida.

No entiendo cómo una mujer puede salir de casa sin arreglarse un poco, aunque sólo sea por cortesía. Y entonces, nunca se sabe, tal vez ese es el día en que tiene una cita con el destino. Y lo mejor es estar lo más bonita posible para el destino.

Nunca quise pesarle más a un hombre que a un ave.

Puesto que todo está en nuestras cabezas, es mejor no perderla.

Viste como si fueras a conocer a tu peor enemigo hoy.

La moda no es algo que sólo existe en vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con las ideas, la forma en que vivimos, lo que está sucediendo.

La arrogancia está en todo lo que hago. Está en mis gestos, en la dureza de mi voz, en el resplandor de mi mirada, en mi rostro tenso y atormentado.

Las mujeres piensan en todos los colores excepto en la ausencia de color. He dicho que el negro lo tiene todo. El blanco también. Su belleza es absoluta. Es la armonía perfecta.

El éxito se alcanza a menudo por aquellos que no saben que el fracaso es inevitable.

La simplicidad es la clave de toda la verdadera elegancia.

No sé por qué las mujeres quieren cualquiera de las cosas que los hombres tienen, cuando una de las cosas que tienen las mujeres son los hombres.

No me importa lo que piensas de mí. No pienso en ti en absoluto.

El pecado puede ser perdonado, pero ser estúpido es para siempre.

Siempre que sepas que los hombres son como los niños, ¡sabrás todo!

Puedes ser hermosa a los treinta años, encantadora a los cuarenta, e irresistible para el resto de tu vida.

Las mujeres deben siempre decirle a los hombres que ellos son los fuertes. Ellos son los grandes, los fuertes, los maravillosos. En realidad, las mujeres son las fuertes. Esta es sólo mi opinión, no soy profesor.

Los grandes amores también deben ser soportados.

Una mujer tiene la edad que merece.

No hago moda, soy moda.

De cuántas preocupaciones nos desprendemos cuando decidimos dejar de ser algo para ser alguien.

La moda es lo que pasa de moda.

Hay personas que tienen dinero y gente que es rica.

El lujo debe ser cómodo, de lo contrario no es lujo.

Todo lo que es moda pasa de moda.

Una mujer que no usa perfume no tiene futuro.

El éxito es a menudo alcanzado por aquellos que no saben que el fracaso es inevitable.

Una chica debe ser dos cosas: elegante y fabulosa.

La elegancia viene de ser hermosa tanto por dentro como por fuera.

Las mujeres necesitamos la belleza para que los hombres nos amen, y la estupidez para que nosotras amemos a los hombres.

Se triunfa con lo que se aprende.

La moda cambia, pero el estilo perdura.

Mientras sepas que los hombres son como niños, ¡lo sabes todo!

Una Mujer de ser dos cosas: fabulosa y de lujo.

La moda se hace para convertirse en algo pasado de moda.

El perfume anuncia la llegada de una mujer y alegra su marcha.

Cuántos preocupaciones se pierden cuando uno decide no ser algo sino alguien.

Los tiempos difíciles suscitan un deseo instintivo de autenticidad.

La moda pasa, solo el estilo permanece.

Una mujer puede darlo todo con una sonrisa y recuperarlo después con una lágrima.

Tan pronto como pones un pie en un yate, perteneces a algún hombre, no a ti mismo, y mueres de aburrimiento.

El acto más valiente sigue siendo pensar por uno mismo. En voz alta.

Vístete mal y recuerdan el vestido; vístete impecablemente y recuerdan a la mujer.