¿Pueden los instintos adquirirse y modificarse por medio de la selección natural? ¿Qué diremos del instinto que lleva a la abeja a hacer celdas, y que prácticamente se ha adelantado a los descubrimientos de notables matemáticos?

¿Podemos creer que la selección natural llegue a producir, por una parte, un órgano de insignificante importancia, como la cola de la jirafa, que sirve de espantamoscas, y por otra parte, un órgano tan maravilloso como el ojo?

Con respecto a la creencia de que los seres orgánicos fueron creados hermosos para recreo del hombre (creencia que, se ha anunciado, derriba toda nuestra teoría) debemos primero hacer notar que.

En realidad, dudo de que la compasión sea una cualidad natural o innata.

La variabilidad se relaciona generalmente con las condiciones de vida a las que cada especie ha estado expuesta durante varias generaciones sucesivas.

En la visión común de que cada especie ha sido creada independientemente, no obtenemos ninguna explicación científica.

La historia se repite. Ese es uno de los errores de la historia.

Si tuviera que vivir de nuevo mi vida, me impondría la obligación de leer algo de poesía y escuchar algo de música por lo menos una vez a la semana.

Se dice que el elefante indio llora a veces.

Un hombre de ciencia no debe tener ningún deseo, ni afectos sino un mero corazón de piedra.

El muérdago depende del manzano y de otros pocos árboles, pero solamente en sentido muy artificial puede decirse que lucha con estos árboles, porque si en el mismo árbol crecen muchos de estos parásitos, el árbol languidece y muere. Pero de algunos muérdagos que producen semillas y que crecen juntamente en la misma rama puede decirse con más razón.

Me encantan los experimentos de los tontos. Siempre estoy haciéndolos.

Un mono americano, después de emborracharse en brandy, nunca lo tocaría otra vez, y así es mucho más sabio que la mayoría de los hombres.

Pero la selección natural no puede modificar la estructura de una especie, sin darle ninguna ventaja, para provecho de otra especie;

La ignorancia engendra confianza con mayor frecuencia que el conocimiento: son aquellos que saben poco, y no los que saben mucho, quienes afirman con mayor convencimiento que éste o aquel problema nunca serán solucionados por la ciencia.

Tan evidente es que las buenas y las malas cualidades son hereditarias.

En algún período futuro, no muy lejano si es medido por siglos, las razas civilizadas del hombre casi por seguro exterminarán y reemplazarán a las razas salvajes de todo el mundo.

Las variaciones y diferencias individuales favorables, y la destrucción de aquellas que son nocivas, es lo que hemos llamado selección natural o supervivencia de los más aptos.

Aunque la paloma de palomar, que es la silvestre en estado ligerísimamente alterado, ha logrado en algunos lugares volver a dicho estado primitivo.

La selección natural obra solamente por medio de la conservación de las variaciones que son en algún concepto ventajosas. Podemos comprender que cualquier forma representada por pocos individuos correrá mucho riesgo de quedar completamente extinguida.

La amistad de un hombre es una de las mejores medidas de su valor.

La belleza es el resultado de una selección sexual.

El futuro es tan fundamental al presente cuando uno está rodeado por niños.

La belleza, en muchos casos, parece ser debida por completo a la simetría del crecimiento. Las flores se clasifican entre las producciones más hermosas de la naturaleza; pero se han hecho visibles por contraste con las hojas verdes, y por consiguiente hermosas, al mismo tiempo para que puedan ser fácilmente observadas por los insectos.

La esencia del instinto es que es seguido independientemente de la razón.

Un hombre que se atreve a perder una hora de tiempo no ha descubierto el valor de la vida.

Dos animales caninos, en tiempo de hambre, luchan mutuamente por conseguir el alimento que necesitan; pero la planta que nace en los linderos del desierto lucha por la existencia contra la sequía, aunque con más propiedad se diría que depende de la humedad.

Puede llegar a deducir que las especies no han sido creadas independientemente, sino que han descendido como variedades de otras especies.

Habiendo tenido ejemplares vivos de casi todas las castas inglesas de aves de corral, habiéndoselas criado y cruzado, después de examinar sus esqueletos, nos parece casi cierto que en su totalidad descienden de la raza salvaje india Gallus bankiva.

Como se producen más individuos que los que pueden sobrevivir, tiene que haber en cada caso una lucha por la existencia, ya de un individuo con otro de su misma especie o con individuos de especies distintas, ya con las condiciones físicas de vida.

El embrión no queda afectado, y sirve como indicio de la pasada condición de las especies. Por eso sucede que las especies existentes, durante los primeros períodos de su desarrollo, se parecen a menudo a formas antiguas y extinguidas.

Sin duda no hay progreso.

Los hechos falsos son altamente perjudiciales para el progreso de la ciencia, pues a menudo se mantienen por un largo tiempo; pero los puntos de vista falsos, si son compatibles con algunas pruebas, no hacen mucho daño, ya que cada uno recibe cierto placer saludable al probar su falsedad.