Un bebé es la opinión de Dios de que el mundo debe continuar.

El secreto de la felicidad es admirar sin desear.

Si escuchas, detrás de cada aventura errada y de cada derrota, suena la risa de la sabiduría.

Para ser un buen perdedor hay que aprender a ganar.

Te digo que el pasado es un cubo de cenizas, así que no vivas en el ayer, ni sólo por el mañana, vive aquí y ahora. Sigue moviéndote y olvida el post mortem; y recuerda: nadie puede saltar al futuro.

Soy un idealista. No sé dónde voy pero estoy en el camino.

La ira es la más impotente de las pasiones. No tiene ningún efecto positivo y lastima a quien es poseído por ella más que a aquel contra quien se dirige.

El mar habla un idioma que gente educada no repite. Es una jerga colosal carroñera y no tiene respeto.

Cuando una nación se hunde o una sociedad perece, siempre puede encontrarse una condición; se olvidaron de dónde venían. Perdieron de vista qué fue lo que los encaminó a lo largo del camino.

Nada ocurre a menos que primero soñemos.

Casi todo lo mejor que me ha sucedido en la vida ha sido inesperado sin que yo lo planificara.

El pasado es un cubo lleno de cenizas.

El ayer está hecho. El mañana nunca llega. El hoy está aquí. Si no sabes qué hacer, quédate quieto y escucha.

En estos tiempos tienes que ser un optimista para poder abrir tus ojos cuando te despiertas por la mañana.

En algún momento van a dar una guerra y nadie asistirá.

El tiempo es la moneda de tu vida. Tú debes gastarla. No dejes que otros la gasten por ti.

Nada sucede a menos que primero sea un sueño.

El pasado es un cubo lleno de cenizas. No vivas en el ayer ni en el mañana, sino aquí y ahora.

La vida es como una cebolla, se va deshojando capa a capa, y a veces te hace llorar.

Dudo que se pueda tener una fiesta verdaderamente desencadenada sin bebidas alcohólicas.

He aprendido que no puedes confiar en el juicio de tus buenos amigos.

Un bebé representa la opinión de Dios de que el mundo debe continuar.

Un bebé es la opinión de Dios que la vida debe seguir.