El pegamento que une todas las relaciones (incluidas las relaciones entre el líder y su rebaño) es la confianza, y la confianza se basa en integridad.

La comunicación es una habilidad que puedes aprender. Es como montar una bicicleta o escribir a máquina. Si estás dispuesto a trabajar en ello, puedes mejorar rápidamente la calidad de cada parte de tu vida.

La clave del éxito es enfocar nuestra mente consciente en las cosas que deseamos, no en las cosas que tememos.

Aquellas personas que desarrollan la capacidad de adquirir constantemente nuevas y mejores formas de conocimientos que pueden aplicar a su trabajo y sus vidas serán los instigadores y agitadores en nuestra sociedad para el futuro indefinido.

No puedes controlar lo que te sucede, pero puedes controlar tu actitud hacia lo que te sucede, y con eso, estarás dominando el cambio en lugar de permitirle dominarte.

Todas las mujeres y hombres de éxito son grandes soñadores. Se imaginan lo que su futuro podría ser, ideal en todos los sentidos, y luego trabajan todos los días en dirección a su visión distante, meta o propósito.

Desarrolla una actitud de gratitud y da gracias por todo lo que te ocurre, con la conciencia de que cada paso significa el logro de algo más grande y mejor que tu situación actual.

El fracaso es un requisito para el éxito. Si quieres triunfar rápido, duplica el número de tus fracasos.

Los objetivos permiten a uno controlar la dirección del cambio para beneficio propio.

El trabajo en equipo es tan importante que es prácticamente imposible para nosotros llegar a la altura de nuestras capacidades o ganar el dinero que deseamos sin llegar a ser muy buenos en ello.

Sólo enfrentando los retos que parecen estar más allá de tu fuerza en este momento, puedes crecer más seguro hacia las estrellas.

Invierte tres por ciento de tu ingreso en ti mismo (auto desarrollo) para garantizar tu futuro.

La firmeza de decisión es una característica de hombres y mujeres de alto rendimiento. Casi cualquier decisión es mejor que ninguna decisión en absoluto.

Me he dado cuenta de que la suerte es bastante predecible. Si quieres más suerte, toma más riesgos. Sé más activo. Exponte más a menudo.

La verdadera medida del valor de cualquier empresario y gerente es su desempeño.

Así como tu vehículo corre más suavemente y requiere menos energía para ir más rápido y más lejos, cuando los neumáticos se encuentran perfectamente alineadas, te desempeñas mejor cuando tus pensamientos, sentimientos, emociones, metas y valores están equilibrados.