Para cumplir un sueño, para tener permiso de sudar sobre el trabajo solitario, tener la oportunidad de crear, es la carne y las papas de la vida. El dinero es la salsa.

Una manera segura de perder la felicidad, descubrí, es quererla a expensas de todo lo demás.

Me casaría de nuevo si encontrara a un hombre que tuviera quince millones de dólares, me cediera la mitad y que me garantizara que estaría muerto dentro de un año.

Volvamos a esos días felices en los que había héroes.

Me gustaría besarte, pero acabo de lavarme el pelo.

Las mujeres fuertes sólo se casan con hombres débiles.

Ola tras ola de amor inundó el escenario y cayó sobre mí. Fue el comienzo de un gran romance que duró toda mi vida.

Trabajo para mantenerme vivo.

Un amorío de vez en cuando es bueno para un matrimonio. Le agrega picante, lo detiene de volverse aburrido... yo debo saber.

La vejez no es un lugar para mariquitas.

La televisión es maravillosa. No sólo nos produce dolor de cabeza, sino que además en su publicidad encontramos las pastillas que nos aliviarán.

Me enseñaron a ser "altiva". No lo fui. Tan sólo tuve seguridad en mí misma. Ésta es y ha sido siempre una cualidad imperdonable al inseguro.

Educados para respetar los convencionalismos, el amor tuvo que terminar en matrimonio. Me temo que lo hizo.

Este siempre ha sido mi lema: haz lo imposible para mejorar tu trabajo.

Los hombres se hacen mucho más atractivos cuando empiezan a verse mayores. Pero no hace mucho para las mujeres, aunque tenemos una ventaja: el maquillaje.