De todas las formas de precaución, la cautela en el amor es tal vez el más mortal de la verdadera felicidad.

No tengas miedo de ser excéntrico por tus opiniones, cada opinión ahora aceptada fue excéntrica algún día.

¿Para qué repetir los errores antiguos habiendo tantos errores nuevos que cometer?

La buena vida es inspirada por el amor y guiafa por el conocimiento.

Si deseas ser feliz, debes resignarte a ver a otros felices.

El hombre prudente solo piensa en sus dificultades cuando ello tiene algún objeto. Cuando no, piensa en otra cosa.

¡Qué agradable sería un mundo en el que no se permitiera a nadie operar en bolsa a menos que hubiese pasado un examen de economía y poesía griega, y en el que los políticos estuviesen obligados a tener un sólido conocimiento de la historia y de la novela moderna!

Los cientificos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos, por hacer lo posíble imposíble.

Sé sincero, incluso si la verdad es inconveniente, pues resulta más inconveniente cuando tratas de ocultarla.

El principal problema de este mundo es que los tontos y los fanáticos siempre están seguros de ellos mismos, mientras que la gente inteligente anda llena de dudas.

La libertad de opinión sólo puede existir cuando el gobierno se considere seguro.

Nunca ha estado del todo claro si el secreto de la felicidad consiste en no ser completamente imbécil o en serlo.

La admiración del proletariado, como el de las represas, las centrales eléctricas y los aviones, es parte de la ideología de la edad de la máquina.

El megalómano difiere del narcisista por el hecho de que el primero quiere ser poderoso no por el encanto, sino porque prefiere ser temido antes que amado. A este tipo pertenecen muchos lunáticos y la mayoría de los grandes hombres de la historia.

Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas.

En todas las actividades es saludable, de vez en cuando, poner un signo de interrogación sobre aquellas cosas que por mucho tiempo se han dado como seguras.

La Ciencia en ningún momento está totalmente en lo cierto, pero rara vez está completamente equivocada y tiene en general mayores posibilidades de estar en lo cierto que las teorías no científicas.

Evitar el exceso de excitación siempre lleva aparejado cierto grado de aburrimiento, pero el exceso de excitación no sólo perjudica la salud sino que embota el paladar para todo tipo de placeres, sustituyendo las satisfacciones orgánicas profundas por meras titilaciones, la sabiduría por la maña y la belleza por sorpresas picantes.

La calumnia siempre es sencilla y verosímil.

El hombre juicioso sólo piensa en sus males cuando ello conduce a algo práctico; todos los demás momentos los dedica a otras cosas.

Es posible que la humanidad esté en el umbral de una edad de oro. Pero, si es así, primero habrá que matar al dragón que guarda la puerta, y este dragón es la religión.

Lo que se necesita no es la voluntad de creer, sino el deseo de averiguar, que es exactamente lo contrario.

Uno de los aspectos más dolorosos de nuestros tiempos es que los estúpidos están muy seguros de sí mismos mientras los inteligentes están llenos de dudas.

Es un desperdicio de energía estar enojado con un hombre que se comporta mal, así como lo es estar enojado con un auto que no arranca.

El problema con el mundo es que los estúpidos están seguros de todo, y los inteligentes están llenos de dudas.

Ser capaz de ocupar inteligentemente los ocios es el último reducto de la civilización.

El mundo necesita mentes y corazones abiertos, y estos no pueden derivarse de rígidos sistemas ya sean viejos o nuevos.

Pocas personas consiguen ser felices sin odiar a otra persona, nación o credo.

Por lo que a mí respecta, creo que los principios teóricos del comunismo son falsos, y pienso que la práctica de sus máximas aumenta inconmensurablemente la miseria humana.

La ética es en origen el arte de recomendar a otros los sacrificios requeridos para la cooperación con uno mismo.

Mucho de lo que pasa como idealismo es el odio disfrazado o el amor al poder disfrazado.

Nos enfrentamos al hecho paradójico de que la educación se ha convertido en uno de los principales obstáculos a la inteligencia y la libertad de pensamiento.

De los infinitos deseos del hombre, los principales son los deseos de poder y de gloria. No son idénticos, aunque están estrechamente aliados.

El concepto fundamental en las ciencias sociales es el poder, en el mismo sentido en que la energía es el concepto fundamental de la física.

El autor anónimo de estos versos no buscaba una solución para el ateísmo, ni la clave del universo; estaba simplemente pasándoselo bien.

Descubrir un sistema para evitar la guerra es una necesidad vital para nuestra civilización, pero ningún sidtema tiene posibilidades de funcionar mientras los hombres sean tan desdichados que el exterminio mutuo les parezca menos terrible que afrontar continuamente la luz del día.

Las matemáticas no solamente poseen la verdad, sino la suprema belleza, una belleza fría y austera, como la de la escultura, sin atractivo para la parte más débil de nuestra naturaleza.

Todo en lo que eres bueno contribuye a la felicidad.

Las matemáticas poseen no sólo la verdad, sino cierta belleza suprema. Una belleza fría y austera, como la de una escultura.

Una vida feliz debe ser en gran medida una vida tranquila, pues sólo en un ambiente de tranquilidad la verdadera dicha se atreve a vivir.

El hombre necesita, para su felicidad, no sólo el disfrute de esto o aquello, pero esperanza y empuje y cambio.

No creas conveniente actuar ocultando pruebas, pues las pruebas terminan por salir a la luz.

Muchos hombres cometen el error de sustituir el conocimiento por la afirmación de que es verdad lo que ellos desean.

El dogmatismo y el escepticismo son ambos, en cierto sentido, filosofías absolutas; una está segura de saber, la otro de no saber. Lo qué la filosofía debe disipar es la certeza, ya sea de conocimiento o ignorancia.

La ciencia es lo que usted sabe, la filosofía es lo que no sabe.

Vencer el miedo es el comienzo de la sabiduría.

Ciencia es lo que se sabe, Filosofía lo que no se sabe.

Lo que se pretende despertar no es el deseo de creer, sino el de encontrar, que es todo lo contrario.

Interior en un mundo de cambiantes amenazas y aterradores cambios.