Las revoluciones se producen en los callejones sin salida.

La mezcla de vinos puede ser un error, pero la mezcla de sabiduría vieja y nueva es admirable.

El arte, cuando es bueno, es siempre entretenimiento.

Quien lucha, puede perder; quien no lucha, ya ha perdido.

El lenguaje es lo más intrascendente, superficial e inestable, y su encanto se desvanece por completo cuando se advierte la intención en su manejo.

¡No temas preguntar, compañero! ¡No te dejes convencer¡ ¡Compruébalo tu mismo¡ Lo que no sabes por ti, no lo sabes.

Cuando el delito se multiplica, nadie quiere verlo.

Quien no ha compartido la lucha.

El mundo del conocimiento da una vuelta loca cuando a los propios maestros se les enseña a aprender.

¡Alabad el árbol que desde la carroña sube jubiloso hacia el cielo!

El que no sabe es un imbécil. El que sabe y calla es un criminal.

Desgraciado el país que necesita héroes.

Porque no me fío de él, somos amigos.

Muchos jueces son incorruptibles, nadie puede inducirlos a hacer justicia.

La guerra es como el amor; siempre encuentra un camino.

En la vida hay hombres que son buenos un día; hay otros que lo son un mes y son muy buenos; otros que lo son muchos años y son excepcionales pero hay otros que son buenos toda la vida y esos son impresdindibles.

Infeliz es la tierra que necesita héroes.

Los débiles no luchan. Los más fuertes quizás luchen una hora. Los que aún son más fuertes, luchan unos años. Pero los más fuertes de todos, luchan toda su vida, éstos son los indispensables.

No le temas tanto a la muerte, sino más bien a la vida inadecuada.

Cada uno anda tras la felicidad, sin darse cuenta de que la felicidad está justo en sus talones.

La inteligencia no es no cometer errores, sino descubrir el modo de sacarles provecho.

Hay hombres que luchan un dia y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.

Las madres de los soldados muertos son jueces de la guerra.

Porque las cosas son como son, las cosas no se quedarán tal como están.

Hay muchos elementos en una campaña. El liderazgo es el número uno. Todo lo demás es secundario.

No temas tanto la muerte, sino la vida inadecuada.

La sociedad no puede compartir un sistema de comunicación común en que se divide en facciones.

Tal vez sea un error mezclar vinos distintos, pero el viejo saber y el nuevo bien se mezclan.

A la buena gente se la conoce en que resulta mejor cuando se la conoce.

Cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse, tendrá que pasar al ataque.

Lo que no sabes por ti mismo, no lo sabes.

La pobreza te hace tan triste como sabio.

¡Ay de los que luchan toda la vida! Ésos son los imprescindibles.