Jamás ha existido una guerra buena ni una paz que haya sido mala.

El hoy vale como dos mañanas.

Las puertas de la sabiduría nunca están cerradas.

Hay una pequeña venganza en las palabras, pero las palabras pueden ser en gran medida de venganza.

La diligencia es la madre de la buena suerte.

La experiencia mantiene una escuela, pero los tontos aprenderán de otra.

¿Quién es sabio? El que aprende de todos. ¿Quién es poderoso? El que gobierna sus pasiones. ¿Quién es rico? El que está feliz. ¿Quién es ese? Nadie.

O caminemos todos juntos hacia la paz, o nunca la encontraremos.

El pecado no es perjudicial porque está prohibido, pero está prohibido porque es dañino.

En este mundo no hay nada cierto, salvo la muerte y los impuestos.

El que es bueno para poner excusas rara vez es bueno para cualquier otra cosa.

Sin continuo crecimiento y perseverancia, palabras como mejora, logro y éxito no tienen significado.

Incluso la paz se puede comprar a un precio demasiado alto.

El orgullo desayunó con la abundancia, cenó con la pobreza y cenó con la infamia.

¡Arriba, haragán! ¡No desperdicies la vida! Ya dormirás bastante en la sepultura.

El orgullo que se alimenta con la vanidad acaba en el desprecio.

El crecimiento es un proceso de prueba y error: es una experimentación. Los experimentos fallidos forman parte del proceso en igual medida que el experimento que funciona bien.

Quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea.

Mientras puedes, ahorra para la vejez y la necesidad, porque el sol de la mañana no dura todo el día. Quien compra lo superfluo no tardará en verse obligado a vender lo necesario. Si sabes gastar menos de lo que ganas, has encontrado la piedra filosofal. Un saco vacío se mantiene muy difícilmente en pie..

No hay nada en la vida que no contenga sus lecciones. Si estás vivo, siempre tendrás algo para aprender.

uede que no podamos controlar lo que nos pasa, pero podemos controlar lo que ocurre en nuestro interior.

No anticipes los problemas ni te preocupes por lo que pueda suceder: mantente bajo la luz del sol.

Un hoy vale dos mañanas.

No escondas tus talentos, se hicieron para su uso, ¿qué es un reloj de sol a la sombra?

La felicidad humana se produce no tanto por grandes golpes de buena fortuna, que rara vez suceden, sino por pequeñas cosas que ocurren todos los días.

¿Amas la vida? Entonces no pierdas el tiempo, porque eso es de lo que está hecha.

Quien vive de la esperanza morirá de hambre.

Educar en la igualdad y el respecto es educar contra la violencia.

a pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla.

Un hermano es un consuelo, un amigo es un tesoro, un padre es ambos.

Pocos son los que tienen el coraje suficiente para reconocer sus fallos, o resolución suficiente para repararlos.

En la escuela de la experiencia las lecciones cuestan caras, pero solamente en ellas se corrige a los insensatos.

Cuida de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco. En este mundo, ninguna cosa es cierta salvo la muerte y los impuestos..

Los que pueden renunciar a la libertad para obtener una pequeña seguridad temporal no merecen ni libertad ni seguridad.

Temprano a la cama y temprano al despertar hacen del hombre saludable, rico y sabio.

Me levanto todas las mañanas a las nueve y agarro el periódico. Luego miro la página de las necrológicas. Si mi nombre no está allí, me levanto.

Si el Hombre pudiera tener la mitad de sus deseos, duplicaría sus problemas.

No hay nada tan cierto en el mundo como la muerte y los impuestos.

Si el hombre alcanzara la mitad de los deseos que tiene redoblaría sus inquietudes.

Los acreedores tienen mejores recuerdos que los deudores.

O caminamos todos juntos hacia la paz, o nunca la encontraremos.

Nada más que dinero es más dulce que la miel.

Si la pasión te impulsa, deja que la razón sujete las riendas.

Quien compra lo superfluo no tardará en verse obligado a vender lo necesario.

Mantén la boca húmeda, los pies secos.

Tienen una Cuaresma corta quienes deben pagar dinero en Semana Santa.

La pereza marcha con tanta lentitud que la pobreza no tarda en alcanzarla. Haz marchar tus asuntos antes que ellos te espoleen.

No arrojes piedras a tus vecinos, si tus propias ventanas son de vidrio.

El que se enorgullece de sus conocimientos es como si estuviera ciego en plena luz.