La mayoría de la gente escucha con la intención de responder, no con el deseo de comprender.

Con frecuencia sólo conseguimos discernir los hechos importantes después de haber suprimido la pregunta “por qué”; entonces, en el transcurso de nuestras indagaciones, los propios hechos nos dan la respuesta.

Parece que el saber que uno ha hecho todo lo posible, ayuda a enfrentarse con el peligro. No queda entonces otro recurso que el de esperar con calma el resultado. En.

Los celos son un transformador extraño del carácter.

Se obtienen buenos resultados poniéndose siempre en el lugar del oro y pensando en lo que uno haría si hubiese sido el otro.

Es peligroso quitar su cachorro a un tigre, y también es peligroso arrebatar a una mujer a una ilusion.

Confieso que he estado más ciego que un topo, pero más vale aprender tarde que no aprender nunca.

La mayoría de gente escucha con la intención de responder, no con el deseo de comprender.

No podemos comandar nuestro amor, pero si nuestras acciones.

Las personas que leen de una manera inconexa, rara vez se distinguen por la exactitud de sus conocimientos. Nadie carga su cerebro con pequeñeces si no tiene una razón fundada para hacerlo.

Su ignorancia era tan notable como su conocimiento.

Para efectos extraños y combinaciones extraordinarias, debemos ir a la vida misma, que siempre es mucho más atrevida que cualquier esfuerzo de la imaginación.

Es un error capital teorizar antes de tener datos.

Nunca confíe en a las impresiones generales, muchacho, concéntrese en los detalles.

A mi modo de ver basado en mi experiencia, los más bajos barrios de Londres no presentan un record más terrible de pecado que el sonriente y bello campo.

Hay una luz en los ojos de una mujer que habla más fuerte que las palabras.

Las cualidades emocionales son antagónicas para despejar el razonamiento.

Subestimarse es algo tan alejado de la verdad como exagerar las propias facultades.

Mi mente se subleva ante el estancamiento. Proporcióneme usted problemas, proporcióneme trabajo, déme los más abstrusos criptogramas o los más intrincados análisis, y entonces me encontraré en mi ambiente. Podré prescindir de estimulantes artificiales. Pero odio la aburrida monotonía de la existencia. Deseo fervientemente la exaltación mental.

Lo que un hombre puede inventar, otro lo puede descubrir.

La mediocridad no conoce nada que le sea superior, pero el talento reconoce instantáneamente el genio.

Sólo ha pasado una cosa importante durante los últimos tres días, y es que nada ha pasado".

Nada es pequeño para una inteligencia grande.

Este de ahora se halla envuelto en un misterio que actúa como estimulante de la imaginación; donde la imaginación está ausente no hay horror posible.

Ningún hombre agobia su mente con problemas menores, a menos que tenga una muy buena razón para hacerlo.

La vida es infinitamente más extraña que todo lo que la mente del hombre pueda inventar.

Toda la verdad es mejor que la duda indefinida.

Digo ahora, como dije entonces, que toda persona debería tener en el ático de su cerebro el surtido de mobiliario que es probable que necesite, y que todo lo demás puede guardarlo en el desván de su biblioteca, donde puede echarle mano cuando tenga precisión de algo.

Y jamás se mostraba tan formidable como después de pasar días enteros en su sillón, sumido en sus improvisaciones y en sus libros antiguos.

Se necesita cierta dósis de selección y de discreción al exhibir un efecto realista.

El mundo esta lleno de cosas evidentes en las que nadie se fija ni por casualidad.

¿De qué sirve tener talento, doctor, si no se tiene campo en el que aplicarlo?

La prensa, Watson, es una institución muy valiosa, si sabe cómo utilizarla.

Tan peligroso es quitarle su cachorro a un tigre como arrebatarle a una mujer una ilusión.

Durante mucho tiempo ha sido un axioma mío que las cosas pequeñas son las más importantes.

Las verdades importunas no son populares.

Puedes reconocer a un viejo maestro por el trayecto de su pincel.

Las mujeres son naturalmente reservadas, y les gusta guardar sus propios secretos.

Yo nunca hago suposiciones. Es ese un hábito repugnante, que destruye la facultad de razonar.

Las mujeres son secretistas por naturaleza, y les gusta practicar el secreto por su cuenta.

Todo viene en círculo. [...] La vieja rueda se vuelve, y el mismo discurso se repite. Todo ya ha sido hecho antes, y lo será de nuevo.

Ningún hombre carga su mente con asuntos pequeños, salvo que tenga algún buen motivo para hacerlo.

Nuestras ideas deben ser tan amplias como la naturaleza si aspiran a interpretarla.

Cuando has eliminado lo imposible, lo que queda, por muy improbable que parezca, tiene que ser la verdad.

La educación nunca termina, Watson. Se trata de una serie de lecciones, con el mayor de los finales.

Cuando se ha eliminado todo lo que es imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad.

Pero el amor es una cosa emocional y todo lo que es emocional se opone a ese frío razonamiento que me parece la cualidad más importante del hombre y que antepongo a lo demás.

Es un error confundir lo extraordinario con lo misterioso. El más vulgar de los crímenes es, con frecuencia, el más misterioso porque no ofrece rasgos especiales de los que puedan hacerse deducciones.

Si un cometa chocara contra este montón de polvo nuestro y lo convirtiera en mil millones de fragmentos que salieran disparados hacia el espacio, si su ardiente aliento lamiera cada forma de vida como una polilla se marchita con una vela, todavía, al final de mil millones de años, la más diminuta partícula de nuestros cuerpos seguiría existiendo.