Esta sociedad nos da facilidades para hacer el amor, pero no para enamorarnos.

Cuando se colabora con un loco o se comentan sus manías, se cae en la locura.

El libro es una pértiga que permite dar saltos inimaginables en el espacio y en el tiempo; el testigo de la más hermosa carrera de relevos: un infalible e intimo amigo silencioso.

Estar solos es el primer riesgo de ser libres... Y el riesgo de no ser libres es también estar solos.

El verdadero amor no es el amor propio, es el que consigue que el amante se abra a las demás personas y a la vida; no atosiga, no aísla, no rechaza, no persigue: solamente acepta.

El amor es una amistad con momentos eróticos.

No soy pesimista. Soy un optimista bien informado.

Llamar fiesta a un rito tan sangriento como una corrida de toros es lo contrario de llamar sacrificio al rito incruento de la misa.

El dolor es más fuerte entre los más fuertes. Como el cáncer.

Una casa es un lugar donde uno es esperado.

Pues que eres al olvido invulnerable, vulnérame ya, amor, deshazme el pecho y anida en él, demonio y ángel mío.

Los políticos honrados se quitan del medio cuando cae sobre ellos la sospecha.

Sin ti, ni el pan ni el vino, ni la vida, ni el hambre, ni el jugoso color de la mañana tienen ningún sentido ni para nada sirven.

La felicidad es darse cuenta que nada es demasiado importante.

Todo lo que una mujer quiere de verdad: un perro, un hombre, Dios, cualquier cosa; lo quiere como a un hijo.

Vivid no de acuerdo con los ideales recibidos, sino con vuestras aspiraciones, con vuestra intuición más vehemente.

El amor es la poesía de los sentidos. Pero hay poesías malísimas.

Al poder le ocurre como al nogal; no deja crecer nada bajo su sombra.

El escritor, muchas veces, es como un caballo de carreras que ha perdido su jinete y ya no sabe porque está corriendo ni dónde está la meta y, sin embargo, se le exige seguir corriendo aunque no sepa ni hacia dónde ni por qué razón.

El que no ama siempre tiene razón: es lo único que tiene.

Nadie podrá decir que un nido calentito y dichoso dará de sí muy grandes personas. La inadaptación a lo imperfecto es lo que mejora al hombre.

Nuestra sociedad ha llegado a un momento en que ya no adora al becerro de oro, sino al oro del becerro.

La dictadura se presenta acorazada porque ha de vencer. La democracia se presenta desnuda porque ha de convencer.

Los privilegiados arriesgarán siempre su completa destrucción antes que ceder una mínima parte de sus privilegios.