Sólo el silencio es grandioso; todo lo demás es debilidad.

Puesto que no podemos sustraernos al dolor común, no lo hagamos mayor con nuestras quejas sin fin.

El honor consiste en hacer hermoso aquello que uno está obligado a realizar.

El honor es la poesía del deber.

Nunca he encontrado un hombre de quien no haya aprendido algo.

El buen ciudadano debe amar a todos sus semejantes; ensalzar a los buenos y tener compasión por los malos.

Nunca se debe considerar el arte, excepto en sus relaciones con su belleza ideal.

El querer lo es todo en la vida. Si queréis ser felices lo seréis. Es la voluntad la que transporta las montañas.

¿Qué uso tenían las artes si eran solo la reproducción y la imitación de la vida?

El fuerte determina los acontecimientos; el débil sufre lo que el destino le impone.

Las personas fuertes crean sus acontecimientos; las débiles sufren lo que les impone el destino.

Cuando ves lo que somos y lo que representa la vida, sólo el silencio es grande, todo lo demás es debilidad.

El hombre es un aprendiz y el dolor es su amo.

El hombre fuerte crea los acontecimientos, y el débil soporta lo que el destino le impone.

Una vida lograda es un sueño de adolescente realizado en la edad madura.

La prensa es una boca forzada a estar siempre abierta y a hablar siempre. Por eso, no es de extrañar que diga muchas cosas de las necesarias, y que a veces divague y se desborde.

El gobierno menos malo es aquel que se hace menos ostentación, que se hace sentir menos y que resulta menos caro.

El único momento de una obra es aquel en que la escribimos.

La historia nació el día en que el hombre contó la historia de su vida al hombre.

El amor es una fuente inagotable de reflexiones: profundas como la eternidad, altas como el cielo y grandiosas como el universo.