Algunos hay que parecen zurdos de las dos manos.

Vale mas sembrar una cosecha nueva que llorar por la que se perdió.

Yo sé que la muerte no resuelve nada, que todos los problemas hay que resolverlos de pie.

No le pida nada a la vida. Espere... Y algún día la vida le dará una sorpresa maravillosa.

El llanto es tan saludable como el sudor y más poético.

Las novelas nunca las han escrito más que los que son incapaces de vivirlas.

No hablar nunca de una cosa no quiere decir que no se sienta.

Ella no te necesita. Tiene tu recuerdo, que vale más que tú.

La vida no es solamente un derecho. Es, sobre todo un deber.

Llorar, sí; pero llorar de pie, trabajando; vale más sembrar una cosecha que llorar por lo que se perdió.

La belleza es la otra forma de la verdad.

Hablar poco, pero mal, ya es mucho hablar.

En el verdadero amor no manda nadie; obedecen los dos.

No es más fuerte la razón porque se diga a gritos.

Mejor aplicar el llanto siempre que sea posible, como la medicina antigua aplicaba la sangría.

Si eres feliz escóndete. No se puede andar cargado de joyas por un barrio de mendigos. No se puede pasear una felicidad como la tuya por un mundo de desgraciados.

Si eres feliz, escóndete. No se puede andar cargado de joyas por un barrio de mendigos. No se puede pasear una felicidad como la tuya por un mundo de desgraciados.

Un hombre vale por lo que construye.

No hay ninguna cosa seria que no pueda decirse con una sonrisa.

No basta con ser joven. Es preciso estar borracho de juventud. Con todas sus consecuencias.